Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de San Ambrosio (+397) obispo de Milán. Pastor de su pueblo, se mantuvo fuerte ante la arrogancia del emperador.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cantar de los Cantares 4,1-7

¡Qué bella eres, amada mía,
qué bella eres!
Palomas son tus ojos
a través de tu velo;
tu melena, cual rebaño de cabras,
que ondulan por el monte Galaad. Tus dientes, un rebaño de ovejas de esquileo
que salen de bañarse:
todas tienen mellizas,
y entre ellas no hay estéril. Tus labios, una cinta de escarlata,
tu hablar, encantador.
Tus mejillas, como cortes de granada
a través de tu velo. Tu cuello, la torre de David,
erigida para trofeos:
mil escudos penden de ella,
todos paveses de valientes. Tus dos pechos, cual dos crías
mellizas de gacela,
que pacen entre lirios. Antes que sople la brisa del día,
y se huyan las sombras,
me iré al monte de la mirra,
a la colina del incienso. ¡Toda hermosa eres, amada mía,
no hay tacha en ti!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

"¡Qué bella eres, amor mío, qué bella eres!". Así comienza el canto que el amado entona sobre la belleza de la amada. Y lo concluye con el mismo ardor: "¡Toda hermosa eres, amor mío, no hay defecto en ti!" (v. 7). Es el elogio de la belleza de la amada, una afirmación que será acogida por la tradición medieval cristiana para el famoso canto latino dedicado a María, la Madre de Jesús: "Tota pulchra", "Toda bella". El amor con que el amado mira a su deseada es tan grande que lo lleva a no ver defectos en ella: "¡no hay defecto en ti!", exclama. La descripción del cuerpo subraya una armonía plena que atrae. El simbolismo de la descripción sugiere el sentido espiritual del texto. Las descripciones de la belleza de las diferentes partes del cuerpo evocan rasgos de la tierra prometida: los cabellos son abundantes y suaves como el vello de las mejores ovejas, las criadas en la región de Galaad, más allá del Jordán; la mejilla es como la granada, un fruto difundido en la tierra de Israel y considerado el símbolo de la fertilidad a causa de las muy numerosas semillas que contiene; el cuello adornado con un collar evoca la torre de David (quizá un edificio de Jerusalén) de la que colgaban escudos de héroes; los senos evocan a los cervatillos, animales queridos por el autor del Cantar, como signo de amor y de libertad. Todas las partes del cuerpo de la mujer atraen al amante. En verdad, es el amor del amado lo que hace bella y atractiva a la amada. Las antiguas interpretaciones judías hacían leer así este pasaje: "¡Qué bella eres tú, Asamblea de Israel! ¡Y qué bellos son los grandes de la Asamblea, y los sabios que se sientan en el Sanedrín! Ellos iluminan el mundo, el pueblo de la casa de Israel... Qué bellos son los sacerdotes y los levitas que ofrecen tu sacrificio. Toda tú eres bella, Asamblea de Israel, en ti no hay defecto". Son palabras que podemos aplicar a la Iglesia, criatura de Dios. El amor es lo que hace ver bella su criatura, no porque en ella no haya defecto, sino porque el amor lo cubre todo. Por lo demás, este es el sentido de toda la historia de Dios con los hombres. Nosotros los creyentes no somos bellos por nuestras cualidades, sino porque Dios nos ama. La mirada de amor de Dios cura y salva, perdona y redime. Debemos hacer nuestra esta mirada, conscientes de que toda persona, sin exclusión de nadie, es mirada por Dios con amor, y por eso es bella y atractiva. En el amor de Dios, que es para todos, hay sin embargo un privilegio que Él ha reservado a los más débiles. Todos somos bellos ante Dios, pero los pobres y los débiles lo son aún más. De esta forma se nos invita a mirar al mundo. Viendo a los pobres, a los enfermos, a los débiles, a los abandonados, deberíamos proclamar como en el Cantar: "¡Toda hermosa eres, amor mío, no hay defecto en ti!".


07/12/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo