Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Timoteo 1,12-17

Doy gracias a aquel que me revistió de fortaleza, a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me consideró digno de confianza al colocarme en el ministerio, a mí, que antes fui un blasfemo, un perseguidor y un insolente. Pero encontré misericordia porque obré por ignorancia en mi infidelidad. Y la gracia de nuestro Señor sobreabundó en mí, juntamente con la fe y la caridad en Cristo Jesús. Es cierta y digna de ser aceptada por todos esta afirmación: Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores; y el primero de ellos soy yo. Y si encontré misericordia fue para que en mí primeramente manifestase Jesucristo toda su paciencia y sirviera de ejemplo a los que habían de creer en él para obtener vida eterna. Al Rey de los siglos, al Dios inmortal, invisible y único, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Pablo da gracias al Señor porque lo ha juzgado digno de fe, le ha hecho fuerte y lo ha puesto a su servicio. Se trata de tres elementos que Pablo no olvida, sobre todo en las dificultades recurrentes de su ministerio. En la segunda carta a los Corintios, por ejemplo, escribe: "Por esto, misericordiosamente investidos de este ministerio, no desfallecemos" (4, 1). La acción de gracias es aún más sentida teniendo en cuenta la vida que había llevado y la gratuidad con la que había sido salvado. Pablo reconoce que el Señor tuvo misericordia de él cuando era "un blasfemo, un perseguidor y un insolente". Cuando se encuentra ante Agripa, resume su vida antes del cambio radical de su conversión con estas palabras: "Yo mismo encerré a muchos santos... y cuando se les condenaba a muerte, yo contribuía con mi voto. Frecuentemente recorría todas las sinagogas y a fuerza de castigos les obligaba a blasfemar y, rebosando furor contra ellos, los perseguía hasta en las ciudades extranjeras" (Hch 26, 10 ss.). Pablo se pregunta cómo Dios pudo elegirlo a pesar de todo eso. Sin embargo es precisamente lo extraordinario de la misericordia de Dios lo que hace decir a Jesús: "Para Dios todo es posible" (Mt 19, 26). Es posible incluso un cambio de vida radical. Pablo vive como un milagro el haber sido juzgado digno de servir al Evangelio, y sabe bien que la única razón de su misión viene de lo alto, lo cual se cumple también para cada discípulo. El apóstol, en cualquier caso, no justifica la vida pasada por su ignorancia del Evangelio; reconoce que se había dejado llevar por la fuerza ciega del mal, que lleva siempre a la violencia injustificada e injustificable. Y por esto es aún mayor su gratitud a Dios por el don "sobreabundante" recibido. Desde ese momento el apóstol vive una vida nueva en comunión con Cristo, de quien obtiene la fuerza de la fe y la urgencia de la caridad. No olvida su vida anterior, de la que ha renegado, pero su recuerdo se convierte en motivo de humildad y de reconocimiento al Señor, y se define como "el último de los apóstoles: indigno del nombre de apóstol, por haber perseguido a la iglesia de Dios" (1 Co 15, 9); y "el menor de todos los santos" (Ef 3, 8). Se convierte ahora en ejemplo para los discípulos de todos los tiempos: Pablo testimonia de forma evidente que nadie está tan alejado de Dios como para no poder ser alcanzado por su misericordia. Su confesión termina con una oración de acción de gracias y de alabanza. ¿Cómo no rendir el honor más alto al Señor, que muestra un amor tan grande con los pecadores?


07/03/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo