Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Timoteo 1,18-20

Esta es la recomendación, hijo mío Timoteo, que yo te hago, de acuerdo con las profecías pronunciadas sobre ti anteriormente. Combate, penetrado de ellas, el buen combate, conservando la fe y la conciencia recta; algunos, por haberla rechazado, naufragaron en la fe; entre éstos están Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendiesen a no blasfemar.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Tras una breve mirada a su propia vocación (1, 12-17), Pablo vuelve a exhortar a Timoteo: lo llama "hijo" porque lo ha engendrado en la fe, y en este espíritu de comunión le pide que enseñe el Evangelio del amor y la misericordia, del que acaba de hablar recordando su conversión (1, 3-11). El apóstol recuerda al joven discípulo que los juicios extraordinarios (las "profecías") pronunciadas a favor suyo con ocasión de su investidura apostólica, y su enérgica acción en defensa del Evangelio, le empujaron a confiarle la responsabilidad de la comunidad de Éfeso. El apóstol usa el término "paratìthemai" (es decir, "confiar al cuidado de alguien") para indicar que se confía una cosa que no pertenece ni a quien lo confía ni al destinatario. De hecho Pablo confía a Timoteo lo que es de Cristo, la comunidad. Podríamos decir que el Espíritu de Dios, que vela por las Iglesias, se sirve incluso del consenso de los hermanos para indicar quién debe asumir la tarea de responsable de la comunidad. También a través de la "sucesión" en la guía pastoral de las comunidades se realiza lo que el Señor prometió a los discípulos: "Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20). El vínculo con Cristo, que la "sucesión" pone de manifiesto ante todos, prepara a Timoteo para asumir la responsabilidad de pastor y para combatir "el buen combate" contra quien falsea el Evangelio. El apóstol compara de buen grado la vida del discípulo con la milicia, sobre todo cuando éste es llamado a tareas de responsabilidad en la Iglesia. En la segunda carta escribe: "Soporta las fatigas conmigo, como un buen soldado de Cristo Jesús. Nadie que se dedica a la milicia se enreda en los negocios de la vida, si quiere complacer al que le ha alistado" (2, 3-4). El ministro, en cuanto soldado de Jesucristo en "el buen combate", debe adiestrarse en la lucha y el sufrimiento. No se trata por tanto de alcanzar simplemente algún tipo de perfección, sino de entrenarse para combatir el mal y construir la comunidad de los discípulos del Señor. Esto requiere atención y pasión, empeño y sacrificio, al igual que una batalla. La armadura más eficaz viene dada por la fe y la buena conciencia. Dicho de otro modo: es la escucha continua de la Palabra de Dios la que robustece la fe e ilumina la conciencia. Quien entra en batalla con una fe débil e incierta, con una conciencia inquieta e impura, se ve inexorablemente derrotado por el mal. Por tanto, es indispensable custodiar y alimentar la luz que nos llega de la Palabra de Dios y de la predicación apostólica. Los dos hombres que menciona Pablo, Himeneo y Alejandro, fueron probablemente colaboradores suyos en Éfeso. Se habla de un tal Himeneo como mentiroso en relación con la resurrección en 2 Tm 2, 17, y de un herrero llamado Alejandro contra el que Pablo pone en guardia en 2 Tm 4, 14. Ambos han sido "entregados a Satanás" por el apóstol porque amenazaban la existencia de la comunidad con su vida y su doctrina. La exclusión decidida por el apóstol es un acto de disciplina que nace del amor por la vida común, para protegerla de toda división y para que pueda crecer en el amor. La unidad de la comunidad es un tesoro precioso que debe ser defendido a toda costa.


08/03/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo