Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Timoteo 6,1-2

Todos los que estén como esclavos bajo el yugo de la servidumbre consideren a sus dueños como dignos de todo respeto, para que no se blasfeme del nombre de Dios y de la doctrina. Los que tengan dueños creyentes no les falten al respeto por ser hermanos, sino al contrario, que les sirvan todavía mejor por ser creyentes y amigos de Dios los que reciben sus servicios. Esto debes enseñar y recomendar.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Pablo concluye sus disposiciones para una sabia acción pastoral en la comunidad con algunas breves exhortaciones a los esclavos. Junto con las viudas (5, 3-16) ellos representan los miembros más pobres de la comunidad cristiana, y es significativo que el apóstol dé a Timoteo disposiciones precisas respecto a ello. En realidad, en los escritos del Nuevo Testamento aparece con cierta claridad este aspecto de la pastoral; también en la carta a los Efesios dirige a los esclavos no pocas exhortaciones sobre cómo deben vivir y comportarse (Ef 6, 5-8). Pablo conoce bien su difícil situación: la define con la expresión "estar bajo el yugo". Sometidos a la voluntad de sus amos, se les priva del derecho de disponer libremente de sí. De aquí nace para el esclavo cristiano una tarea especialmente difícil. Si el esclavo cristiano está al servicio de un amo pagano, a pesar de saber que posee la libertad de Cristo (1 Co 7, 22) no debe rebelarse negándole el respeto. Pablo de ningún modo quiere favorecer la resignación de los esclavos a su condición, ni hacerla inmutable en el tiempo. Por el contrario, el apóstol, afirmando el testimonio eficaz del Evangelio por parte del esclavo, echa por tierra la razón misma de la esclavitud: la fraternidad radical entre los hombres es el comienzo de la más profunda revolución en las relaciones humanas. El Evangelio, afirmando la paternidad de Dios sobre todos, compromete a los creyentes a cambiar el mundo de forma radical, y por tanto a no resignarse a las situaciones de injusticia a las que los hombres y las mujeres se ven obligados (o se obligan ellos mismos) a vivir. Y el cambio será tanto más real y más profundo cuanto más se transforme el propio corazón. Porque es en el corazón donde echan raíz y prosperan todas las injusticias, incluida la esclavitud. La historia nos enseña que el fermento evangélico debe transformar también la cultura para que puedan tener lugar cambios profundos. Incluso las que hoy se denominan "estructuras de pecado" (como podría ser hasta hace un siglo la esclavitud) pueden ser cambiadas a partir del cambio del corazón, de la mente y de la cultura en la que la sociedad se encuentra inmersa. El Evangelio que Pablo predica tanto a amos como a esclavos es fuente de un nuevo humanismo que vacía desde dentro la estructura "pecaminosa" de la esclavitud. Y si el amo es también cristiano, Pablo pide a los dos que vivan en el espíritu de la fraternidad que el Evangelio ha venido a instaurar en la tierra: el esclavo no debe despreciar a su amo, y viceversa. Ambos deberían rivalizar en la estima recíproca y en la ayuda mutua como hermanos en Cristo. El amor es la levadura que transforma el corazón, y por tanto toda la sociedad.


21/03/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo