Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Juan 8,21-30

Jesús les dijo otra vez: «Yo me voy y vosotros me buscaréis,
y moriréis en vuestro pecado.
Adonde yo voy,
vosotros no podéis ir.» Los judíos se decían: «¿Es que se va a suicidar, pues dice: "Adonde yo voy, vosotros no podéis ir?» El les decía: «Vosotros sois de abajo,
yo soy de arriba.
Vosotros sois de este mundo,
yo no soy de este mundo. Ya os he dicho que moriréis en vuestros pecados,
porque si no creéis que Yo Soy,
moriréis en vuestros pecados.» Entonces le decían: «¿Quién eres tú?»
Jesús les respondió:
«Desde el principio, lo que os estoy diciendo. Mucho podría hablar de vosotros y juzgar
pero el que me ha enviado es veraz,
y lo que le he oído a él
es lo que hablo al mundo.» No comprendieron que les hablaba del Padre. Les dijo, pues, Jesús: «Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre,
entonces sabréis que Yo Soy,
y que no hago nada por mi propia cuenta;
sino que, lo que el Padre me ha enseñado,
eso es lo que hablo. Y el que me ha enviado está conmigo:
no me ha dejado solo,
porque yo hago siempre lo que le agrada a él.» Al hablar así, muchos creyeron en él.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Nos encontramos en los días que preceden a la semana de la pasión, muerte y resurrección del Señor. La liturgia de la Iglesia latina nos hace meditar algunos pasajes del Evangelio de Juan. El pasaje de hoy nos sitúa en el templo, donde Jesús mantiene su última y decisiva confrontación con sus adversarios. Los presentes se obstinan en no acoger el testimonio de su origen divino, porque ello significaría un cambio profundo en sus vidas. Esto explica el rechazo de las palabras de Jesús, que sus oyentes llegan a tergiversar. Es una operación que también nosotros conocemos bien: cuando no queremos escuchar el Evangelio con disposición de corazón lo tergiversamos. Y así, cuando afirma que adonde él iba ellos no podían ir, los que le escuchan llegan a pensar que tenía intención de suicidarse. En realidad Jesús se mueve totalmente en otro plano, uno muy diferente de aquel en el que sus opositores quieren permanecer. Les dice Jesús: "Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo". Jesús no quiere en absoluto expresar su lejanía de los hombres, sino aclarar la distancia que existe entre el modo normal de razonar de los hombres y el de Dios. Ese modo de razonar del Señor aparece claro en el momento culminante de la vida de Jesús: la muerte en cruz. Es lo contrario al instinto humano, el que tenemos cada uno de nosotros: salvarse uno mismo a cualquier precio. Jesús va más allá de este instinto: él, desde su mismo nacimiento, dedica su vida entera a salvar a los demás, hasta subir a la cruz. Por eso les dice a todos, aunque todavía no puedan comprenderlo: "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy". Sí, en el momento de la muerte aparece con claridad quién es Jesús y el porqué de su encarnación. El primero en comprenderlo fue el centurión romano que estaba a los pies de la cruz, el cual, viendo cómo se había comportado Jesús hasta el último aliento, dijo: "Verdaderamente este hombre era hijo de Dios" (Mc 15, 39). También algunos de los que estaban presentes en el templo, escuchándole hablar, creyeron en él. Si para ellos fue suficiente aquel discurso, ¿por qué nosotros dudamos a pesar de las muchas veces que se nos anuncia el Evangelio?


27/03/2012
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo