Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Lunes del Ángel
Recuerdo de María de Cleofás, que estaba con las otras mujeres bajo la cruz del Señor. Oración por todas las mujeres que, en cualquier parte del mundo, con coraje y en las dificultades, siguen al Señor. Recuerdo de Dietrich Bonhoeffer, asesinado por los nazis en el campo de concentración de Flossenburg.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Timoteo 1,1-5

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios para anunciar la Promesa de vida que está en Cristo Jesús, a Timoteo, hijo querido. Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús Señor nuestro. Doy gracias a Dios, a quien, como mis antepasados, rindo culto con una conciencia pura, cuando continuamente, noche y día, me acuerdo de ti en mis oraciones. Tengo vivos deseos de verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de alegría. Pues evoco el recuerdo de la fe sincera que tú tienes, fe que arraigó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y sé que también ha arraigado en ti.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo comienza su segunda carta a Timoteo hablando de su autoridad de "apóstol" de Jesucristo, que le ha sido conferida por "voluntad de Dios". De este modo quiere aclarar, tanto a Timoteo como a toda la comunidad a la que va dirigida la carta, que detrás de él está Jesús mismo. De hecho ha sido del mismo Jesús que ha recibido la misión de anunciar la "promesa de vida" de parte de Dios a todos los hombres. Pablo sabe que está a las puertas de la muerte (4, 6-8), y escribe una vez más a Timoteo, "hijo querido" y estrecho colaborador durante largos años. Los sentimientos que le unen al joven discípulo son fuertes; se podría decir que la identidad de Timoteo se encuentra por completo ligada a su relación con el apóstol Pablo. Tras el saludo el apóstol prosigue con la acción de gracias a Dios, a quien reconoce presente en su historia personal. En Jerusalén, tras su primer arresto, admitió su historia pasada: "Hermanos, yo me he portado con entera buena conciencia ante Dios, hasta este día" (Hch 23, 1). Y ahora, incluso en la cárcel desde donde escribe, continúa sirviendo a Dios con una conciencia pura. En la oración le recuerda a Dios todas sus comunidades y sus colaboradores: las cadenas no interrumpen su comunión con los hermanos y hermanas. Tiene presente de una forma muy viva a Timoteo y su dolorosa despedida, que quizá tuvo lugar en el momento de su partida hacia Roma. A pesar de todo, desde la prisión escribe que desea volver a verlo; dicho encuentro colmaría su ánimo de alegría y consuelo. Se lo recuerda al final: "Apresúrate a venir a mí cuanto antes" (4, 9.21). Sin embargo, el consuelo que el apóstol siente desde ese momento es la fidelidad de Timoteo al Evangelio, una fidelidad que hunde sus raíces en la religiosidad de su familia, comenzando por su abuela Loida y su madre Eunice. La carta, casi un testamento espiritual de Pablo, está llena de su afecto por Timoteo y de su pasión pastoral por la comunidad que le ha confiado.


09/04/2012
Lunes del ángel


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo