Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gálatas 5,13-26

Porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; sólo que no toméis de esa libertad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por amor los unos a los otros. Pues toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os devoráis mutuamente, ¡mirad no vayáis mutuamente a destruiros! Por mi parte os digo: Si vivís según el Espíritu, no daréis satisfacción a las apetencias de la carne. Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne, como que son entre sí antagónicos, de forma que no hacéis lo que quisierais. Pero, si sois conducidos por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios. En cambio el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley. Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias. Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu. No busquemos la gloria vana provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los cristianos son "llamados a la libertad", escribe Pablo. Este llamamiento de Dios los ha salvado del mundo perverso (1,4) y los ha transportado a la nueva creación (6,15). Pero la libertad, si se interpreta mal, puede convertirse en un "pretexto para la carne". Es la tentación de aquel que quiere imponerse a sí mismo por encima de los demás, de aquel que quiere que todo gire en torno a sí. Pablo, por el contrario, afirma que recibimos la libertad para servirnos mutuamente: "servíos unos a otros por amor". La libertad es "para amar". El amor es la única ley del cristiano. Es más, con increíble claridad el apóstol escribe: "Toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (5,14). Pablo, además, exhorta a los cristianos de Galacia a no "devorarse" unos a otros, pues las disputas llevan a la destrucción de uno mismo y de la comunidad. El único camino para permanecer en la libertad es, precisamente, el amor. Eso es lo que significa "proceder según el Espíritu" y alejarse de las "apetencias de la carne" (5,16-18), es decir, de los instintos egocéntricos que nos hacen cerrar en nosotros mismos. Aquel que deja que le domine el amor por sí mismo termina siendo esclavo y, por tanto, haciendo lo que no querría hacer. Pablo, para explicarlo, enumera quince vicios entre las "obras de la carne": "fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes". Estas obras excluyen del reino de Dios porque son opuestas al amor. Por el contrario, "el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sí". Entre las "obras de la carne" y el "fruto del Espíritu" existe la misma oposición que hay entre las tinieblas y la luz, entre el caos y el orden, entre la multiplicidad y la unidad. Por eso no se pueden unir ambos planos y el creyente no se puede partir en su interior: su vida debe ser un servicio de amor. Y el fruto del amor son la "alegría" (Pablo transmitirá a los ancianos de Éfeso las palabras de Jesús: "Mayor felicidad hay en dar que en recibir"), "paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sí". El creyente, que vive inspirándose en el amor, se convierte en levadura de un nuevo mundo, el mundo que Dios inauguró con Jesús. Los cristianos, comportándose con amor, imitan a Jesús porque "han crucificado la carne" y "viven por el Espíritu".


10/05/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo