Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Tesalonicenses 4,13-18

Hermanos, no queremos que estéis en la ignorancia respecto de los muertos, para que no os entristezcáis como los demás, que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y que resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron en Jesús. Os decimos eso como Palabra des Señor: Nosotros, los que vivamos, los que quedemos hasta la Venida del Señor no nos adelantaremos a los que murieron. El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo, tras haber exhortado a los tesalonicenses a comportarse de manera digna de la vocación que han recibido, habla del destino de los difuntos. No es bueno estar en la incertidumbre como les pasa a los que no creen. Evidentemente, había un clima de tristeza que mermaba la esperanza de los tesalonicenses. Pablo los exhorta a tener nuevos sentimientos: del mismo modo que no nos entristecemos por nuestra muerte porque sabemos que resucitaremos, tampoco debemos "afligirnos" por los que ya están muertos. También ellos resucitarán. El dolor por la muerte de nuestros seres queridos no debe sumirnos en la desesperación. La esperanza cristiana no se basa en teorías filosóficas, sino en la certeza de la resurrección de Jesús. Eso es lo que nos han transmitido los apóstoles en la predicación tras haber sido testigos directos: "el que estaba muerto" vivía entre ellos realmente, en carne y huesos, aunque de manera espiritual. Todo eso no forma parte de la naturaleza y solo es accesible por la fe. Del misterio de la resurrección de Jesús se pasa a nuestra resurrección y a la de aquellos que nos han precedido. A los filipenses les escribe: nosotros esperamos del cielo "al Señor Jesucristo, el cual transfigurará nuestro pobre cuerpo a imagen de su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene de someter a sí todas las cosas" (Flp 3,21). La creación quedará, pues, libre de la "esclavitud de la corrupción" (Rm 8,21) y nosotros tendremos un "cuerpo espiritual" (animado por el Espíritu Santo) (1 Co 15,44). Todos, tanto los que estamos todavía en esta tierra como los que ya han muerto, encontramos la esperanza en la resurrección de Jesús. Tal vez entre los tesalonicenses había quien pensaba que quien ya estaba muerto no podría participar en la parusia, que los tesalonicenses, por otra parte, pensaban que estaba por llegar. Pablo aclara que la resurrección de los muertos es para todos los creyentes. El "segundo" retorno del Cristo resucitado no será otra cosa que la plena manifestación de la Pascua que ya se produjo. El "orden" de la eternidad, que es el mismo Cristo, afecta primero a los que ya están muertos. A continuación "nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires", es decir, seremos transportados al mismo cielo de Dios. "Y así estaremos siempre con el Señor" (4,17). Pablo no dice nada sobre el trágico fin del mundo y del pecado, pero tampoco del nuevo mundo y de la nueva existencia. Porque el fin y el final de la historia se producirá cuando todos estaremos con Cristo. Pablo nos exhorta a consolarnos con estas palabras. El futuro empezó ya con la resurrección de Cristo.


07/06/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo