Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Romualdo (950-1027), anacoreta y padre de los monjes camaldulenses.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 1,9-11

El hermano de condición humilde gloríese en su exaltación; y el rico, en su humillación, porque pasará como flor de hierba: sale el sol con fuerza y seca la hierba y su flor cae y se pierde su hermosa apariencia; así también el rico se marchitará en sus caminos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El valor de cada persona no radica en las cosas que posee y de las que puede alardear ante los demás, sino solo en ser rico ante Dios. Solo lo que tiene valor ante el Señor permanece eternamente y no puede ser robado ni corroído por la polilla, como sugiere el Evangelio (cf. Lc 12,33). Ya el profeta Jeremías escribía: "Así dice el Señor: No se alabe el sabio por su sabiduría, ni se alabe el valiente por su valentía, ni se alabe el rico por su riqueza; mas en esto se alabe quien se alabare: en tener seso y conocerme, porque yo soy el Señor, que hago merced, derecho y justicia sobre la tierra, porque en eso me complazco" (Jr 9,22-23). Y el Eclesiástico, dirigiéndose tanto a los ricos como a los pobres, les indica cuál es la verdadera riqueza que deben buscar: "Ricos, distinguidos o pobres, sea su orgullo el temor del Señor" (Si 10,21). Santiago, retomando la imagen del libro de Isaías que compara al hombre con una "hierba" (40,6-7) que se seca y marchita en un día, exhorta a los discípulos de Jesús a plantearse la debilidad y la fragilidad de su condición de criaturas. Pero tomar conciencia de esta fragilidad no debe llevar a los creyentes al pesimismo y a la tristeza, porque Dios ha elegido a hombres débiles y frágiles para infundirles en el corazón su amor y hacerles partícipes de su proyecto de salvación. La verdadera riqueza, que resiste incluso a la muerte y de la que los creyentes pueden gloriarse, es el amor del Señor vertido en sus corazones. Todo creyente puede hacer suya la exhortación del apóstol Pablo: "El que se gloríe, gloríese en el Señor" (1 Co 1,31). Como veremos a continuación, Santiago se dirige a una comunidad en la que hay personas provenientes de distintos estratos sociales y que fácilmente asimila roles y condicionamientos del mundo. Por eso recuerda a los que son de más humilde condición que se alegren porque han encontrado a aquel que les ensalza y al rico le recuerda que se alegre de su humillación, porque eso le ayuda a comprender que la vida no depende de los bienes ni del aspecto físico. El don de la sabiduría hace que cada cual encuentre su justa medida en la vida, abandonando el fácil orgullo que ensalza y también la resignación de quien se siente inútil. Santiago recuerda que hay que dejar en manos de Dios la posibilidad de ensalzar o rebajar, porque no somos en absoluto dueños de la vida. No encontraremos protección en las cosas, sino únicamente en aquel que ama la debilidad de los hombres y prepara para ellos un lugar en su casa del cielo. Los pobres y los ricos no son dos mundos opuestos, separados por aquel abismo que no permitía que el rico ya en vida viera y amara al pobre Lázaro. Para Santiago pobres y ricos son hermanos que deben vivir no según la lógica del mundo sino según la lógica de Dios, teniendo siempre en cuenta que su condición humana hace que sean poca cosa y frágiles.


19/06/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo