Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 1,13-21

Por lo tanto, ceñíos los lomos de vuestro espíritu, sed sobrios, poned toda vuestra esperanza en la gracia que se os procurará mediante la Revelación de Jesucristo. Como hijos obedientes, no os amoldéis a las apetencias de antes, del tiempo de vuestra ignorancia, más bien, así como el que os ha llamado es santo, así también vosotros sed santos en toda vuestra conducta, como dice la Escritura: Seréis santos, porque santo soy yo. Y si llamáis Padre a quien, sin acepción de personas, juzga a cada cual según sus obras, conducíos con temor durante el tiempo de vuestro destierro, sabiendo que habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata, sino con una sangre preciosa, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo, predestinado antes de la creación del mundo y manifestado en los últimos tiempos a causa de vosotros; los que por medio de él creéis en Dios, que le ha resucitado de entre los muertos y le ha dado la gloria, de modo que vuestra fe y vuestra esperanza estén en Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol, tras haber destacado la alegría que deben tener los discípulos para salvarse de la soledad y de la tristeza, les exhorta a estar atentos, sobrios y listos para partir. Hay que llevar a cabo un nuevo éxodo. El apóstol lo sugiere con la antigua exhortación que escuchó el pueblo de Israel cuando estaba a punto de salir de Egipto: "ceñíos los lomos de vuestro espíritu". Se trata de un éxodo espiritual, es decir, un camino interior que lleva al creyente a identificarse con Jesús, a vivir según el Evangelio. La imagen del éxodo que Pedro utiliza reclama que los creyentes tengan una conducta de vida consecuente. Al igual que el antiguo pueblo de Israel, también el nuevo debe abandonar la mentalidad egoísta de este mundo y asumir los rasgos propios de los hijos de Dios. Pedro llama a la conversión, es decir, a no dejarse guiar por el amor a uno mismo sino por Dios, escuchando y obedeciendo su Palabra. De ese modo se llega a ser hijo de Dios y hay que comportarse como tal. En eso se basa Pedro para su segunda exhortación, que proviene directamente del inicio de la "Ley de santidad" que encontramos en el Levítico (Lv 17-26): "También vosotros sed santos en toda vuestra conducta, como está escrito: Seréis santos, porque santo soy yo". El "temor de Dios", del mismo modo que es el principio de la sabiduría, también introduce a la santidad, aquel modo de vivir no según uno mismo, sino en amistad con el Señor y en íntima comunión con Dios. Los discípulos de Jesús, llamados a la libertad siguiendo la estela de la antigua exhortación bíblica, reciben la indicación de la meta de su peregrinación: el santuario que es la santidad. Es un cometido que parte directamente de Dios, de la ambición que tiene por sus hijos. El Señor, efectivamente, quiere que seamos santos como Él. Es una meta que parece imposible. Y es así si miramos nuestra pequeñez y nuestro pecado. Pero el Señor nos ha amado y nos ha elegido para ello. Somos tan preciosos para él que pagó un caro precio por nuestro rescate: "la sangre preciosa" de Cristo. Redimidos por la sangre de Jesús, renacidos a una vida nueva, podemos dirigirnos a Dios -es la tercera observación del apóstol- como a un Padre, bueno y grande en amor, en el que podemos depositar toda nuestra confianza.


10/07/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo