Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 5,1-4

A los ancianos que están entre vosotros les exhorto yo, anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse. Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón; no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey. Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol, por último, se dirige a los responsables del Evangelio, que entonces debían ser los más ancianos. Y se autodenomina "anciano como ellos". Acaba de hablar de cumplir el deber cotidiano de todo creyente, y eso es más apropiado si cabe para los ancianos, llamados a custodiar y guiar la comunidad. Les dice: "Apacentad la grey de Dios". Pedro sin duda recordaba la exhortación que le hizo Jesús a orillas del lago de Tiberíades tras la resurrección: "Apacienta mis ovejas" (Jn 21,16). Y sobre todo tenía presente la compasión de Jesús por aquellas muchedumbres que encontraba cada día y que "estaban como ovejas que no tienen pastor" (Mc 6,34). Rebosa amor la exhortación a apacentar el rebaño "no forzados, sino voluntariamente, según Dios", recordando justamente el ejemplo de Jesús, el verdadero buen pastor, que no ejercía su dominio sobre las ovejas, sino que las envolvía con su misericordia. En varias ocasiones Jesús había repetido que no vino para ser servido sino para servir y para dar su vida por todos. Es el ejemplo que los ancianos deben tener ante los ojos para ser ellos mismos ejemplares. Los ancianos (los presbyteroi) eran los responsables de la comunidad. No obstante, existe una responsabilidad, a la que podemos denominar pastoral, y que atañe a todos los fieles. Cada discípulo es constituido, en cierto modo, como "pastor" de los demás, en el sentido que debe preocuparse de los hermanos y de las hermanas, así como de los pobres. El amplio tema de la responsabilidad de los laicos no debe entenderse como una especie de reivindicación, sino como un compromiso a ser responsables de todos. Y si a algunos se les encomienda el ministerio pastoral de manera específica, a todos se confía el mandamiento del amor por el que unos son guardianes de los otros, aquel mandamiento que Dios había pedido a Caín desde el inicio: ser guardián de la vida del hermano, algo que él no hizo. Por eso también cada uno de los discípulos debe sentir la responsabilidad de que todos crezcan en la fe y en el amor. Y cada uno, según su propio carisma, debe obrar para el bien común de la comunidad.


24/07/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo