Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Maria, enferma psíquica que murió en Roma. Con ella, recordamos a todos los enfermos psíquicos. Recuerdo de los santos Joaquín y Ana.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 5,5-14

De igual manera, jóvenes, sed sumisos a los ancianos; revestíos todos de humildad en vuestras mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que, llegada la ocasión, os ensalce; confiadle todas vuestras preocupaciones, pues él cuida de vosotros. Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos. El Dios de toda gracia, el que os ha llamado a su eterna gloria en Cristo, después de breves sufrimientos, os restablecerá, afianzará, robustecerá y os consolidará. A él el poder por los siglos de los siglos. Amén. Por medio de Silvano, a quien tengo por hermano fiel, os he escrito brevemente, exhortándoos y atestiguándoos que esta es la verdadera gracia de Dios; perseverad en ella. Os saluda la que está en Babilonia, elegida como vosotros, así como mi hijo Marcos. Saludaos unos a otros con el beso de amor. Paz a todos los que estáis en Cristo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con este pasaje de la epístola Pedro tal vez se dirige a los que ayudan a los ancianos en el servicio a la comunidad. Y dice que deben ser sumisos. Desde el inicio en la comunidad hay un orden para garantizar la armonía y la estabilidad. Todos son exhortados a la humildad, es decir, a ser hijos del Padre del cielo y de la madre que es la Iglesia. La humildad hace que los cristianos sean similares a Jesús que se pone al servicio de todos. Y la imagen que evoca el apóstol es muy hermosa: revestirse de la humildad como si fuera un traje para el servicio mutuo. Se podría pensar fácilmente que el apóstol tiene presente la escena del lavatorio de los pies en la última cena. Y sin duda recuerda, tras sus ruidosas protestas, la advertencia del maestro: "Si no te lavo, no tienes parte conmigo" (Jn 13,8). La humildad es la actitud que califica al discípulo y que lo salva del orgullo que es la base de todos los vicios y pecados. El adversario (el diablo), ya presente en el jardín terrenal, por medio del orgullo sigue embaucando al hombre y sigue tentándolo para se haga esclavo suyo. A veces nos falta ser conscientes de la fuerza que tiene el mal, el diablo, espíritu de división, que cada día intenta someternos a su maldad. El apóstol exhorta a resistir al mal porque sus actos tienen por objetivo destruirnos, devorarnos con sus fauces voraces e insaciables. La vida cristiana también es resistir al mal, además de luchar contra él. No ceder a las tentaciones del maligno es ya un paso hacia la conversión. Y Pedro añade que en la fe podemos derrotarlo aunque parezca fuerte. Eso es lo que hizo Jesús en el desierto: alejó las tentaciones con la fuerza de la Palabra de Dios. Si nos apoyamos en el Señor y vivimos en sus atrios, es decir, si vivimos en la comunidad de los discípulos, nos mantendremos firmes y nada nos hará vacilar. El Señor será nuestra salvación. El apóstol Pedro, como conclusión de su epístola, abre el futuro que espera a los discípulos: "después de breves sufrimientos, os restablecerá, afianzará, robustecerá y os consolidará". Sí, si los discípulos tienen por "cimiento" la roca que es Cristo, ya pueden vivir ahora la futura "condición de resucitados".


26/07/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo