Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Juan 1,8-2,11

Si decimos: «No tenemos pecado»,
nos engañamos
y la verdad no está en nosotros. Si reconocemos nuestros pecados,
fiel y justo es él
para perdonarnos los pecados
y purificarnos de toda injusticia. Si decimos: «No hemos pecado»,
le hacemos mentiroso
y su Palabra no está en nosotros. Hijos míos,
os escribo esto para que no pequéis.
Pero si alguno peca,
tenemos a uno que abogue ante el Padre:
a Jesucristo, el Justo. El es víctima de propiciación por nuestros pecados,
no sólo por los nuestros,
sino también por los del mundo entero. En esto sabemos que le conocemos:
en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: «Yo le conozco»
y no guarda sus mandamientos
es un mentiroso
y la verdad no está en él. Pero quien guarda su Palabra,
ciertamente en él el amor de Dios
ha llegado a su plenitud.
En esto conocemos que estamos en él. Quien dice que permanece en él,
debe vivir como vivió él. Queridos,
no os escribo un mandamiento nuevo,
sino el mandamiento antiguo,
que tenéis desde el principio.
Este mandamiento antiguo
es la Palabra que habéis escuchado. Y sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo
- lo cual es verdadero en él y en vosotros -
pues las tinieblas pasan
y la luz verdadera brilla ya. Quien dice que está en la luz
y aborrece a su hermano,
está aún en las tinieblas. Quien ama a su hermano permanece en la luz
y no tropieza. Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas,
camina en las tinieblas,
no sabe a dónde va,
porque las tinieblas han cegado sus ojos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol sabe que la comunión con el Señor no se hace a través de la adhesión teórica a unas verdades abstractas sino cuando el creyente "hace la verdad", es decir, cuando pone en práctica el Evangelio. Para vivir en comunión con Dios, ante todo debemos reconocer nuestro pecado y no tener la presunción de ser justos. "Si decimos: ‘No hemos pecado’, le hacemos mentiroso y su palabra no está en nosotros". La conciencia del pecado es indispensable y es posible si cada día nos ponemos con humildad frente a la Palabra de Dios, que ayuda en este desánimo interior. El pecado, no obstante, no es una condena, sino que abre las puertas al perdón del único justo, el Cristo, muerto para expiar nuestros pecados y los de todo el mundo. Juan subraya que "conocer" a Jesús es observar sus mandamientos, vivir según su palabra y no según nosotros mismos. "Conocer", para la Biblia, no es tanto una cuestión intelectual, cuanto un modo de vivir y amar. Por eso los discípulos están llamados a comportarse como Cristo. El apóstol introduce aquí el tema del amor. La fuerza del amor nos libra de la esclavitud y del pecado. El amor es un mandamiento "antiguo", pero es la verdadera novedad que ilumina con claridad el camino de los discípulos. Quien no lo acoge, es decir, quien no ama a sus hermanos, "camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos". La distinción es clara: quien ama a sus hermanos está en la luz, quien los odia está en las tinieblas. Aquí Juan retoma la imagen de vivir en la luz, que en el pasaje anterior consistía en vivir en comunión con Dios y, por consiguiente, en el amor por los hermanos. Por eso Juan recuerda que el amor es la única verdadera novedad que salva al mundo de la destrucción y de la muerte.


07/08/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo