Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Juan 3,4-10

Todo el que comete pecado
comete también la iniquidad,
pues el pecado es la iniquidad. Y sabéis que él se manifestó
para quitar los pecados
y en él no hay pecado. Todo el que permanece en él, no peca.
Todo el que peca,
no le ha visto ni conocido. Hijos míos,
que nadie os engañe.
Quien obra la justicia es justo,
como él es justo. Quien comete el pecado es del Diablo,
pues el Diablo peca desde el principio.
El Hijo de Dios se manifestó
para deshacer las obras del Diablo. Todo el que ha nacido de Dios no comete pecado
porque su germen permanece en él;
y no puede pecar
porque ha nacido de Dios. En esto se reconocen
los hijos de Dios y los hijos del Diablo:
todo el que no obra la justicia
no es de Dios,
ni tampoco el que no ama a su hermano.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol recuerda a los cristianos que Jesús vino para librarnos de la iniquidad que envuelve a quien no permanece unido al Evangelio. Hablando del pecado entendido como "iniquidad", Juan no piensa en las culpas que podamos cometer por nuestra debilidad, sino en la situación de quien vive fuera del amor porque está separado de los hermanos. La epístola contrapone la iniquidad con "permanecer" en Cristo. La unión con Jesús hace tan fuertes a los cristianos que Juan afirma: "Todo el que permanezca en él no peca". Los creyentes, acogiendo el amor de Dios han vencido el poder del mal y viven ya en comunión con Dios y con los hermanos; por eso "no pueden pecar". El apóstol, obviamente, no quiere fomentar una actitud de necia soberbia que sería fruto del orgullo, sino que quiere hacer comprender la firmeza que se alcanza viviendo en comunión con los hermanos. Aunque todos, incluso los discípulos de Jesús, son pecadores, en los creyentes hay siempre un "germen divino" que, depositado en su corazón, los guía por el camino del amor y no permite que la iniquidad les arrastre y les hunda. Todo el que ha nacido de Dios -afirma Juan- no peca porque el amor de Dios permanece en él por medio del Espíritu. Y el Espíritu hace que lleven a cabo las obras de Dios. Por eso los hijos de Dios se distancian de los hijos de la iniquidad porque estos últimos no practican la justicia, es decir, no observan el único mandamiento, el del amor de los unos por los otros. Solo en el amor se manifiesta la verdadera justicia.


13/08/2012
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo