Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Crónicas 1,1-28

Adán, Set, Enós; Quenán, Mahalalel, Yered; Henoc, Matusalén, Lámek; Noé, Sem, Cam y Jafet. Hijos de Jafet: Gómer, Magog, los medos, Yaván, Túbal, Mések y Tirás. Hijos de Gómer: Askenaz, Rifat y Togarmá Hijos de Yaván: Elisá, Tarsis, Kittim y Rodanim. Hijos de Cam: Kus y Misrayim, Put y Canaán. Hijos de Kus: Sebá, Javilá, Sabtá, Ramá y Sabteká. Hijos de Ramá: Sebá y Dedán. Kus engendró a Nimrod, que fue el primer hombre poderoso de la tierra. Misrayim engendró a los luditas, anamitas, lahabitas, naftujitas, patrusitas, kaslujitas y kaftoritas, de donde proceden los filisteos. Canaán engendró a Sidón, su primogénito, a Jet, y al jebuseo, al amorreo, al guirgasita, al jivita, al arquita, al sinita, al arvadita, al semarita y al jamatita. Hijos de Sem: Elam, Assur, Arpaksad, Lud y Aram. Hijos de Aram: Us, Jul, Guéter y Mések. Arpaksad engendró a Sélaj y Sélaj engendró a Héber. A Héber le nacieron dos hijos: el nombre del primero era Pélej, porque en sus días fue dividida la tierra, y el nombre de su hermano era Yoqtán. Yoqtán engendró a Almodad, Sélef, Jasarmávet, Yéraj, Hadoram, Uzal, Diqlá, Ebal, Abimael, Sebá, Ofir, Javilá, Yobab: todos ellos hijos de Yoqtán. Arpaksad, Sélaj, Héber, Pélej, Reú, Serug, Najor, Téraj, Abram, o sea Abraham. Hijos de Abraham: Isaac e Ismael.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Empezamos hoy la lectura del primer libro de las Crónicas. El texto se abre con una larguísima serie de nombres que se prolonga durante nueve capítulos enteros. El autor, con esta decisión, quiere subrayar que la salvación tiene lugar dentro de la historia de los hombres, una historia de rostros concretos y de hombres con su nombre. Dios eligió al pueblo de Israel para hacer realidad el plan de salvación para toda la humanidad. Desde esta perspectiva, el cronista se sirve de nombres ya presentes en Génesis, Números, Josué, Samuel y Reyes. Y subdivide las genealogías con el criterio de las doce tribus de Israel. Entre todas destaca la de Judá, de la que saldrá el rey David, y la tribu de Leví, de la que provienen los levitas. El tratamiento reservado a Benjamín, de donde procedía Saúl, demuestra que el verdadero Israel, tras la caída del reino del norte, está representado por las tribus de Judá y Benjamín. También el Nuevo Testamento empieza con una genealogía para subraya que el Señor no decidió salvar los hombres de manera individual, sino introduciéndolos en una genealogía, en un pueblo. No es, pues, el individuo, quien vive una relación personal con Dios, sino la comunidad. Esta, no obstante, en cuanto tal, no es una muchedumbre anónima de personas y aún menos una especie de grupo de interés. La comunidad es convocada por el Señor para que los miembros se sientan parte del único pueblo de Dios. Los nombres que hay en la lista son nombres de persona, pero también nombres de pueblos, como si quisiera destacar el vínculo entre la fraternidad de las personas y la fraternidad entre los pueblos. Además, elegir a Israel entre todos los pueblos no es para excluir a los demás. Al contrario, Israel tiene la misión de ayudar a los pueblos a ir hacia el único Señor. No se puede decidir formar parte de este pueblo; uno es elegido para serlo. Dios mismo lo elige. También Jesús, cuando llama a los Doce, los elige él y llama a cada uno por su nombre (Mt 10,1-4). Obviamente a nosotros se nos pide que respondamos a la llamada y que la sigamos con todo el corazón. Las largas genealogías que abren el libro de las Crónicas ponen de manifiesto tanto la relación de filiación con Dios (y por consiguiente la relación de hermandad entre los creyentes) como el hecho de que el Señor llama a cada uno por su nombre. Esta genealogía llega hasta el lector cristiano: en el versículo 28 cada uno puede añadir su nombre, como escribe el apóstol Pablo: "Si sois de Cristo, ya sois descendencia de Abrahán, herederos según la promesa" (Ga 3,29).


12/09/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo