Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 5,6-13

¡No es como para gloriaros! ¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa? Purificaos de la levadura vieja, para ser masa nueva; pues sois ázimos. Porque nuestro cordero pascual, Cristo, ha sido inmolado. Así que, celebremos la fiesta, no con vieja levadura, ni con levadura de malicia e inmoralidad, sino con ázimos de pureza y verdad. Al escribiros en mi carta que no os relacionarais con los impuros, no me refería a los impuros de este mundo en general o a los avaros, a ladrones o idólatras. De ser así, tendríais que salir del mundo. ¡No!, os escribí que no os relacionarais con quien, llamándose hermano, es impuro, avaro, idólatra, ultrajador, borracho o ladrón. Con ésos ¡ni comer! Pues ¿por que voy a juzgar yo a los de fuera? ¿No es a los de dentro a quienes vosotros juzgáis? A los de fuera Dios los juzgará. ¡Arrojad de entre vosotros al malvado!

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El apóstol exhorta a los miembros de la comunidad a estar atentos a la fidelidad al Evangelio: a no dejarse fermentar por la «levadura vieja» de los instintos que nos empujan al orgullo, a la autosuficiencia, al amor solo por nosotros mismos, sino por la «levadura nueva» de la Palabra de Dios, que da visiones nuevas a la comunidad y la energía para realizarlas, y ser así esperanza para el mundo. La fidelidad al Evangelio quiere decir ponerlo en práctica al pie de la letra, como hacía Francisco de Asís, que se convirtió en un creyente «informado» por el Evangelio. La vida de la comunidad debe mostrar el Evangelio vivido concretamente. Vuelven a la memoria las palabras evangélicas de ser «sal y luz» para el mundo entero. Si la comunidad pierde el sabor de la fraternidad y si no tiene la sabiduría de indicar el camino hacia una vida justa y llena de amor, ¿de qué sirve? En verdad se podría catalogar entre los productos «religiosos» que el gran supermercado ofrece a los hombres de nuestro tiempo, pero no sería de ningún modo el lugar de la salvación. Solo la «pureza» del Evangelio justifica a la Iglesia y la hace atractiva para los pobres y para todos aquellos que buscan una vida plena. El Evangelio hace a la comunidad, y a cada discípulo, buenos y fuertes para afrontar y derrotar el mal. El apóstol sabe bien que la comunidad no es una secta de puros y fuertes, y que no puede dejar de tener relación con la ciudad en la que vive: «No me refería a los impuros de este mundo en general o a los avaros, a ladrones o idólatras. De ser así, tendríais que salir del mundo» (v. 10). Se siente en esta observación el eco de la parábola evangélica de la buena semilla y la cizaña. La paciencia del propietario del campo es la misma que la de la Iglesia y la de todo discípulo. Dentro de la comunidad cristiana, sin embargo, la situación es distinta. No es que esta no esté compuesta por hombres y mujeres débiles y pecadores, pero es necesario preservarla de la degeneración, es decir, del debilitamiento de la dimensión evangélica, de la corrupción de la fraternidad, de la falta de amor por los pobres. Estas semillas envenenadas deben ser arrojadas «de entre vosotros», advierte el apóstol con paterna autoridad.


25/02/2013
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo