Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Marcos; compartió con Bernabé y Pablo y luego con Pedro, el empeño por dar testimonio del Evangelio y predicarlo. Es el autor del primer evangelio escrito.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 16,15-20

Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.» Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hoy las Iglesias de Oriente y de Occidente recuerdan juntas al evangelista Marcos. Era primo de Bernabé y en su casa se reunían los primeros cristianos para rezar, según el testimonio de Lucas (Hch 12,12). Según algunos, Marcos se identifica con el joven que huye desnudo en el momento del arresto de Jesús. Hacia el año 44 acompañó a Pablo y Bernabé a Chipre y a Panfilia en el primer viaje misionero del apóstol. Volvió a encontrar al apóstol en Roma y se quedó junto a él durante el tiempo de prisión. Escogió seguir a Pedro que en su primera carta, como hemos escuchado, le llama «hijo mío» y la tradición dice que fue su intérprete. Consintiendo en la petición de los cristianos de Roma él fijó por escrito la predicación de Pedro recogiendo con precisión todo lo que Pedro recordaba de las cosas que Jesús dijo e hizo. Así escribió el primer Evangelio. El recuerdo del evangelista está ligado de modo especial a Alejandría, donde fundó la Iglesia y sufrió el martirio. Vivió así la tensión misionera presente en las palabras conclusivas de su evangelio. En pocas líneas resume el corazón del mensaje cristiano que los discípulos deben predicar hasta los confines de la tierra. La liturgia copta, la de la Iglesia de Egipto, llama a Marcos «el testimonio de los sufrimientos del Hijo unigénito». Marcos, en el evangelio que escribió, anima a fijar la mirada en el misterio del Siervo sufriente en el que se esconde la gloria del Hijo del hombre. No es casualidad que el primero que se convierte a la fe cristiana en el momento de la muerte de Jesús sea el centurión romano. Este, al ver cómo moría aquel justo, dijo: «Verdaderamente este hombre era hijo de Dios» (Mc 15,39). Hoy podría ser el momento útil para empezar a leer todo el Evangelio de Marcos y acoger el corazón de este discípulo e imitar su pasión.


25/04/2013
Memoria de los apóstoles


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo