Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Nil, starets ruso (+1508). Fue padre de monjes a los que enseñó el gran amor del Señor por los hombres, exhortándoles a pedir a Dios el mismo sentimiento (en griego, macrotimia). Recuerdo de la oración por los nuevos mártires del siglo XX presidida por Juan Pablo II en el Coliseo en Roma junto a los representantes de las Iglesias cristianas.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Filipenses 4,4-9

Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres. Que vuestra mesura sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta. Todo cuanto habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, ponedlo por obra y el Dios de la paz estará con vosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo no ahorra palabras para exhortar a la alegría a la comunidad de Filipos: «Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres». Conociendo las dificultades que vivían tanto Pablo como la propia comunidad, podría sorprender la insistencia de la invitación a la alegría. Sin embargo, es la alegría lo que libera al corazón del amor por sí mismo y lo abre a la «amabilidad» hacia todos. En realidad, el motivo de la alegría reside en la certeza de que «El Señor está cerca». Esta cercanía no es solo el motivo de la alegría del discípulo, sino también la fuerza para poder cambiar su corazón y vencer la tristeza que envuelve al mundo. Sin embargo, ¿cómo no angustiarse ante una vida a menudo difícil? ¿Cómo no entristecerse en la debilidad de nuestro cuerpo y en la pereza de nuestros sentimientos? La alegría de la cercanía de Jesús abre las puertas a la oración incesante. Pablo nos invita a expresar a Dios todas nuestras peticiones para encontrar aquella paz que el mundo no sabe dar. Por esto la oración debe estar en el centro de la vida de todo creyente y de toda comunidad. De ella brotan sentimientos y pensamientos nuevos, «nobles, justos, puros, amables y honorables» y en ella, con un corazón y con pensamientos renovados, alabamos a Dios y pacificamos la vida del mundo. «El Dios de la paz estará con vosotros», afirma el apóstol.


07/05/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo