Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Colosenses 3,1-4

Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol recuerda a los cristianos de Colosas que desde ahora ellos ya han resucitado con Cristo y por tanto están liberados de la esclavitud del mal y de la muerte. No obstante, Pablo sabe que aún no ha terminado la lucha contra el miedo y el pecado. Por esto es necesario permanecer unidos a Cristo y buscar «las cosas de arriba»; y no es una empresa imposible puesto que la meta no está lejos ni es desconocida. Lo que se pide al discípulo es que permanezca con Cristo y secunde la vida nueva que nos ha dado. Efectivamente, se trata de dejar que obre en nosotros la fuerza de la resurrección de la que nos hemos hecho partícipes. Por ello el apóstol exhorta a no pensar en las «cosas de la tierra», es decir, a no considerarlas definitivas, a no sacrificar nuestra vida sobre su altar, pues son efímeras y pasajeras. El cristiano que vive con Jesús participa desde ahora en el reino final y por tanto, ya que es miembro del cuerpo de Cristo, se le llama a realizar el Evangelio en su vida cotidiana convirtiéndose en una nueva creación. En él habita ya la salvación, como Jesús mismo había dicho: «En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida» (Jn 5,24). No obstante, sabemos que la vida nueva que Cristo nos ha dado está todavía oculta y se manifestará en su plenitud al final de los tiempos. Se nos pide a nosotros custodiarla y hacerla crecer para que anticipe la llegada del último día.


20/05/2013
Oración por la Paz


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo