Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Colosenses 3,12-17

Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros. Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol llama a los cristianos «elegidos, santos y amados» por Dios. Los creyentes, engendrados por el amor de Dios, han sido puestos aparte para pertenecer con él y gozar de su amistad como hijos predilectos. Si Cristo, la imagen perfecta de Dios, se ha convertido en el todo de la vida del creyente, este último debe hacer suyo el comportamiento de Cristo y hacerse cada vez más similar a Él. No es casualidad que las cinco virtudes indicadas por el apóstol al comienzo de este pasaje (v. 12) recuerdan el modo de obrar mismo de Dios y de Cristo para con Israel. El apóstol insiste en dos actitudes: soportarse recíprocamente y perdonarse. Se podría decir que el amor soporta y perdona porque su objetivo es la comunión entre los hermanos y la unidad de la comunidad. Para el apóstol, el amor (el agape), más que una virtud es el amor mismo de Dios que es derramado en el corazón del creyente. Pablo toma la imagen del vestido y pide a los cristianos que extiendan el amor de Dios sobre las virtudes nombradas con anterioridad, como una especie de manto que las cubre todas. De hecho, el amor es el «broche de la perfección», es decir, el vínculo que mantiene unidas todas las virtudes y que hace que la comunión entre los hermanos sea firme y compacta. El agape es la fuente de todas la virtudes y el fin al que todas tienden: la comunión con Dios y con los hermanos. Por tanto, el apóstol evoca la centralidad de la palabra que, en cierto modo, preside el amor porque la Iglesia vive de la Palabra de Dios, que hace presente a Jesús mismo entre los discípulos. El Evangelio no es un texto para estudiarlo sino sacramento de Cristo, lugar del encuentro entre Jesús y el creyente. La palabra acogida y vivida se convierte así en el fundamento de la unidad de la comunidad y en la fuente de los cantos de alegría y de acción de acción de gracias que suben a Dios por el don de la salvación. De la experiencia del encuentro con Jesús resucitado, vivida en la comunidad que escucha y reza, nace para el creyente el impulso para vivir el amor en todo lugar, sin ponerse límite alguno.


22/05/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo