Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 2,1-4

Por tanto, es preciso que prestemos mayor atención a lo que hemos oído, para que no nos extraviemos. Pues si la palabra promulgada por medio de los ángeles obtuvo tal firmeza que toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo saldremos absueltos nosotros si descuidamos tan gran salvación? La cual comenzó a ser anunciada por el Señor, y nos fue luego confirmada por quienes la oyeron, testificando también Dios con señales y prodigios, con toda suerte de milagros y dones del Espíritu Santo repartidos según su voluntad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El autor de la Epístola acaba de mostrar en los versículos anteriores la victoria definitiva de Jesús sobre el mal. Ahora está «sentado a la diestra de Dios». Esta salvación, anunciada por todas las Escrituras, debe encontrar a los cristianos más atentos: «Es preciso que prestemos mayor atención a los que hemos oído, para que no nos extraviemos». No escuchar la Palabra de Dios y no obedecer sus indicaciones significa no solo empobrecer el corazón y nuestra vida sino también extraviarnos, alejarnos de Dios y, por tanto, no alcanzar la salvación. El autor recuerda a los cristianos el valor de la «palabra promulgada por medio de ángeles», es decir, los profetas del Antiguo Testamento. Dios siempre ha dado su Palabra para guiar al pueblo de Israel: aquellos que la han seguido, han encontrado la salvación; aquellos que la han rechazado, han recibido el castigo justo. Pues bien, continúa la Epístola, esta Palabra antigua «nos fue confirmada por quienes la oyeron, testificando también Dios con signos y prodigios, con toda suerte de milagros y dones del Espíritu Santo». El autor recuerda a los cristianos que Jesús es la revelación plena de Dios porque ha llevado a cabo aquella salvación que empezó en tiempos antiguos; y que la salvación ha llegado a nosotros lo demuestran los milagros que continúan cumpliéndose en la comunidad cristiana. La Palabra de Dios no está vacía ni engaña; es eficaz porque cumple cuanto dice. A aquellos que la acogen se les transforma el corazón y cobran fuerza para que se cumpla, también a través de ellos, el diseño de amor de Dios para el mundo.


29/05/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo