Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 5,11-14

Sobre este particular tenemos muchas cosas que decir, aunque difíciles de explicar, porque os habéis hecho tardos de entendimiento. Pues debiendo ser ya maestros en razón del tiempo, volvéis a tener necesidad de ser instruidos en los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis hecho tales que tenéis necesidad de leche en lugar de manjar sólido. Pues todo el que se nutre de leche desconoce la doctrina de la justicia, porque es niño. En cambio, el manjar sólido es de adultos; de aquellos que, por costumbre, tienen las facultades ejercitadas en el discernimiento del bien y del mal.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El autor de la epístola acaba de afirmar que Jesús es sacerdote a la manera de Melquisedec. Antes de explicar qué significa este título misterioso, recuerda a los lectores la necesidad de escuchar con atención lo que dirá, para que puedan comprenderlo. Tal recordatorio es también oportuno para nosotros, que a menudo estamos distraídos y somos poco propensos a escuchar atentamente y de manera no superficial. Nosotros nos dejamos atrapar fácilmente por la costumbre de no pararnos, de no escuchar, de no reflexionar, porque los ritmos de la vida de cada día nos superan y además se intensifica la concentración sobre nosotros mismos. Esta mala costumbre se refleja también en la vida de la Iglesia. Sabemos que si no escuchamos –como afirma Pablo– no hay fe. Obviamente no basta solo con escuchar físicamente la Palabra de Dios, hay que escucharla interiormente, es decir, dejar que el Señor toque nuestro corazón. Por eso el autor condena la poca disponibilidad por escuchar y, por tanto, a obedecer las sugerencias del Espíritu de Dios. En este caso, ser niño –como recuerda el autor– no significa ser «pequeño» en el sentido evangélico, como uno de aquellos que escuchan de inmediato la Palabra de Dios sin interponer obstáculos, sino parecerse a uno de aquellos niños impertinentes que quieren imponer a cualquier coste sus caprichos a todos. En realidad es lo mismo que les sucede a los adultos cuando están seguros de sus tradiciones, de sus convicciones y las quieren imponer a los demás, incluso al Señor. Estos son niños caprichosos. Y si el autor presenta esta epístola como una «leche» y no como un «manjar sólido», lo hace por la sabiduría pastoral de quien, como una madre buena, quiere hacer crecer a su hijo con paciencia y atención hasta que el corazón y la mente puedan recibir alimento más sólido y robusto. No hay que olvidar que la madurez, para el Evangelio, no es el orgullo de la autosuficiencia, sino la escucha confiada del Señor. Y el alimento sólido puede ser acogido únicamente si el corazón y la mente están dispuestos a dejarse alimentar por la Palabra de Dios.


06/06/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo