Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 10,19-31

Teniendo, pues, hermanos, plena seguridad para entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús, por este camino nuevo y vivo, inaugurado por él para nosotros, a través del velo, es decir, de su propia carne, y con un Sumo Sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con sincero corazón , en plenitud de fe, purificados los corazones de conciencia mala y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme la confesión de la esperanza, pues fiel es el autor de la Promesa. Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras, sin abandonar vuestra propia asamblea, como algunos acostumbran hacerlo, antes bien, animándoos: tanto más, cuanto que veis que se acerca ya el Día. Porque si voluntariamente pecamos después de haber recibido el pleno conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por los pecados, sino la terrible espera del juicio y la furia del fuego pronto a devorar a los rebeldes. Si alguno viola la Ley de Moisés es condenado a muerte sin compasión, por la declaración de dos o tres testigos. ¿Cuánto más grave castigo pensáis que merecerá el que pisoteó al Hijo de Dios, y tuvo como profana la sangre de la Alianza que le santificó, y ultrajó al Espíritu de la gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza; yo daré lo merecido. Y también: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Es tremendo caer en la manos de Dios vivo!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Una vez finalizada la exploración doctrinal sobre Jesús sumo sacerdote, el autor recuerda a los creyentes las consecuencias que deben extraer. La unión con la «carne» de Cristo, con su cuerpo, nos introduce en el santuario donde él entró. En estas palabras es fácil intuir que el autor está hablando de la eucaristía entendida como el camino más directo para entrar en el santuario, es decir para encontrarse directamente y personalmente con el Señor. La comunión con el cuerpo de Cristo es comunión directa con Dios y, por tanto, con todos los hermanos. El autor utiliza el término parresía, que indica, según el contexto de la antigua Grecia, la «libertad de decirlo todo», es decir, el derecho de ser ciudadanos de pleno derecho de la ciudad. Recibir el derecho de parresía significa tener la libertad de dirigirse a Dios sin intermediarios y, por tanto, poder hablar con él con la total confianza de los hijos. Es el «camino» que Jesús abrió para nosotros y que la epístola exhorta a recorrer sin temor: «Acerquémonos con sincero corazón, en plenitud de fe, purificados los corazones de conciencia mala y lavado el cuerpo con agua pura». Vivir en la comunidad, participando en la santa liturgia, en la comunión fraterna, en el amor hacia los más pobres, en el trabajo para que la vida de todos sea más serena, todo eso significa recorrer el camino que Jesús nos abrió. Por eso la epístola exhorta a los creyentes a estimularse mutuamente en el amor y a ser generosos en las «buenas obras». Y quien abandona las asambleas es advertido de que actuando así se aleja del santuario, de Dios. El peligro de la apostasía, es decir, del abandono de la fe, antes que una cuestión teórica, es un problema de corazón, o mejor dicho, de confiar la vida al Señor. Hay que entender que el abandono no se produce de manera repentina; se empieza por dejar de lado los encuentros, quedándose en silencio, hasta derivar poco a poco en la ruptura de la comunión. De ese modo –advierte la epístola– «pisoteamos al Hijo de Dios» y «ultrajamos al Espíritu de la gracia». Y por desgracia la transgresión puede llegar a ser irremediable. Y es una tragedia para quien se deja arrastrar.


17/06/2013
Oración por la Paz


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo