Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 13,7-17

Acordaos de vuestros dirigentes, que os anunciaron la Palabra de Dios y, considerando el final de su vida, imitad su fe. Ayer como hoy, Jesucristo es el mismo, y lo será siempre. No os dejéis seducir por doctrinas varias y extrañas. Mejor es fortalecer el corazón con la gracia que con alimentos que nada aprovecharon a los que siguieron ese camino. Tenemos nosotros un altar del cual no tienen derecho a comer los que dan culto en la Tienda. Los cuerpos de los animales, cuya sangre lleva el Sumo Sacerdote al santuario para la expiación del pecado, son quemados fuera del campamento. Por eso, también Jesús, para santificar al pueblo con su sangre, padeció fuera de la puerta. Así pues, salgamos donde él fuera del campamento, cargando con su oprobio; que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro. Ofrezcamos sin cesar, por medio de él, a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que celebran su nombre. No os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros mutuamente; ésos son los sacrificios que agradan a Dios. Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, pues velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta de ellas, para que lo hagan con alegría y no lamentándose, cosa que no os traería ventaja alguna.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Estos versículos están unidos por el pensamiento en los guías de la comunidad. La epístola, consciente de que la unidad de la comunidad depende también de aquellos que han sido elegidos para guiarla, exhorta a los cristianos a «acordarse» de los que tienen la tarea de «anunciar la palabra de Dios». El apóstol Pablo escribe que la fe depende de la escucha. Por eso los cristianos están llamados a escuchar al predicador y a acoger en el corazón sus palabras. Si el que predica responde ante Dios sobre cómo ejerce su ministerio, el creyente responde sobre cómo escucha. De ahí que la exhortación a «acordarse» de los guías de la comunidad sea oportuna: puesto que «Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos», hay que considerar como un tesoro la predicación de los guías, pero también hay que imitarlos y acompañarlos con la oración, con la ayuda, con el apoyo para que puedan llevar a cabo con gran atención su ministerio. Por otra parte, en la comunidad cristiana la autoridad no representa a uno mismo, sino al Señor, que es la «cabeza» del cuerpo, la Iglesia. Por eso la obediencia sigue siendo uno de los pilares de la vida de los creyentes: la obediencia libra de la esclavitud de las opiniones de uno mismo o de otro. El autor vuelve a aclarar algunas disposiciones referentes a los «alimentos» prohibidos. Tal vez se trataba de ritos por los que se excluían ciertos alimentos creyendo así no contaminar el espíritu con la materia mala (cfr. 1 Tm 4,3), mientras que atribuían a otros comestibles una naturaleza celestial, dotada de particulares poderes. La epístola se posiciona claramente contra estas opiniones. El cristiano adquiere la «fortaleza de corazón» no con alimentos, sino escuchando el Evangelio. Así pues, que nadie piense que puede alcanzar la salvación comiendo alimentos «santos»: quien quiera entrar en la «ciudad futura» debe compartir la «ignominia» de Cristo, su pasión. Se trata de vivir la vida cristiana no como una acumulación de reglas, o incluso rituales, sino de abandonar la lógica del pecado y abrazar el amor de Cristo. Así se entra en el Reino prometido. Y la limosna forma parte de esta lógica del amor. Puede parecer una manera pequeña de ayudar, pero es un gesto concreto para salir de uno mismo y alejarse de la lógica del mundo: se empieza abriendo las manos y se continúa abriendo el corazón a quien necesita ayuda y amor.


27/06/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo