Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 3,12-25

Anda y pregona estas palabras al Norte y di:
Vuelve, Israel apóstata, - oráculo de Yahveh -;
no estará airado mi semblante contra vosotros,
porque piadoso soy - oráculo de Yahveh -
no guardo rencor para siempre. Tan sólo reconoce tu culpa,
pues contra Yahveh tu Dios te rebelaste,
frecuentaste a extranjeros bajo todo árbol frondoso,
y mi voz no oísteis - oráculo de Yahveh -. Volved, hijos apóstatas - oráculo de Yahveh - porque yo soy vuestro Señor. Os iré recogiendo uno a uno de cada ciudad, y por parejas de cada familia, y os traeré a Sión. Os pondré pastores según mi corazón que os den pasto de conocimiento y prudencia. Y luego, cuando seáis muchos y fructifiquéis en la tierra, en aquellos días - oráculo de Yahveh - no se hablará más del arca de la alianza de Yahveh, no vendrá en mientes, no se acordarán ni se ocuparán de ella, ni será reconstruida jamás. En aquel tiempo llamarán a Jerusalén "Trono de Yahveh" y se incorporarán a ella todas las naciones en el nombre de Yahveh, en Jerusalén, sin seguir más la dureza de sus perversos corazones. En aquellos días, andará la casa de Judá al par de Israel, y vendrán juntos desde tierras del norte a la tierra que di en herencia a vuestros padres. Yo había dicho: "Sí,
te tendré como a un hijo
y te daré una tierra espléndida,
flor de las heredades de las naciones."
Y añadí: "Padre me llamaréis
y de mi seguimiento no os volveréis." Pues bien, como engaña una mujer a su compañero,
así me ha engañado la casa de Israel,
oráculo de Yahveh. Voces sobre los calveros se oían:
rogativas llorosas de los hijos de Israel,
porque torcieron su camino,
olvidaron a su Dios Yahveh. - Volved, hijos apóstatas;
yo remediaré vuestras apostasías.
- Aquí nos tienes de vuelta a ti,
porque tú, Yahveh, eres nuestro Dios. ¡Luego eran mentira los altos,
la barahúnda de los montes!
¡Luego por Yahveh, nuestro Dios,
se salva Israel! La Vergüenza se comió la laceria de nuestros padres
desde nuestra mocedad:
sus ovejas y vacas, sus hijos e hijas. Acostémonos en nuestra vergüenza, y que nos cubra nuestra propia confusión,
ya que contra Yahveh nuestro Dios hemos pecado
nosotros como nuestros padres desde nuestra mocedad
hasta hoy, y no escuchamos la voz de Yahveh
nuestro Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Señor no deja de invitar a su pueblo a volver a Él. Su ira no se prolonga y su rostro misericordioso permanece para siempre: «Piadoso soy –oráculo del Señor–; no guardo rencor para siempre». Pero el pueblo de Israel debe reconocer su pecado: «Tan solo reconoce tu culpa, pues contra el Señor tu Dios te rebelaste». Se repite de nuevo el tema de la infidelidad de Israel. ¡Qué esfuerzo para mantener la fidelidad! En la incertidumbre de los tiempos y del futuro es más fácil ceder a la tentación de seguirse a uno mismo y perderse. El Señor, grande y misericordioso, interviene suscitando un pequeño resto («Os iré recogiendo uno a uno de cada ciudad, y por parejas de cada familia») que sea esperanza para todos. A través de una minoría de creyentes, guiada por pastores según su corazón, Dios dará origen a una historia nueva, a una nueva alianza. El profeta pronuncia estas palabras en el periodo posterior al exilio en Babilonia. Jerusalén, que todavía lleva las marcas de la destrucción, está marcada por el pesimismo. Pero Dios está dispuesto a todo para reconquistar a Israel y convertirlo en el pueblo que anuncia al mundo entero la salvación. La palabra profética aleja al pueblo de su vida triste y lo abre a un futuro inesperado: la reconstitución de la unidad entre Judá e Israel, mientras que el mundo que los rodea sigue rasgado por las guerras. Jerusalén, reunificada, se convierte en ciudad de la paz y meta anhelada por todos los pueblos. Será signo de unidad para un pueblo dividido y de paz en un mundo marcado por la violencia. Las palabras que Dios dirige a su pueblo contienen un extraordinario amor: «Yo había dicho: “Sí, te adoptaré por hijo y te daré una tierra espléndida”». El profeta compara una vez más el amor de Dios y la infidelidad de Israel. ¿Qué puede hacer el Señor ante los «hijos apóstatas», que no saben decidirse porque se dejan arrastrar por ellos mismos? Solo puede invitarnos a volver y al mismo tiempo garantizarnos su amor paterno, esperando que nos decidamos por una vida con él y no cerrada en el angosto sendero de nuestras costumbres y de nuestro individualismo.


09/07/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo