Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 12,1-6

Tu llevas la razón, Yahveh,
cuando discuto contigo,
no obstante, voy a tratar contigo un punto de
justicia.
¿Por qué tienen suerte los malos,
y son felices todos los felones? Los plantas, y enseguida arraigan,
van a más y dan fruto.
Cerca estás tú de sus bocas,
pero lejos de sus riñones. En cambio a mí ya me conoces, Yahveh; me has visto
y has comprobado que mi corazón está contigo.
Llévatelos como ovejas al matadero,
y conságralos para el día de la matanza. (¿Hasta cuándo estará de luto la tierra y la hierba de todo el campo estará seca? Por la maldad de los que moran en ella han desaparecido bestias y aves.) Porque han dicho:
"No ve Dios nuestros senderos." - Si con los de a pie corriste y te cansaron,
¿cómo competirás con los de a caballo?
Y si en tierra abierta te sientes seguro.
¿qué harás entre el boscaje del Jordán? Porque incluso tus hermanos y la casa de tu padre, ésos también te traicionarán y a tus espaldas gritarán. No te fíes de ellos cuando te digan hermosas palabras.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Muchas veces en la Biblia encontramos la pregunta sobre el porqué del bienestar de los que hacen el mal, mientras que la situación de los que hacen el bien a menudo es dramática. El libro de Job plantea la gran pregunta del sufrimiento del justo, que parece convertirse en un acto de acusación a Dios. Y en el libro de la Sabiduría los impíos dicen: «Venid, pues, y disfrutemos de los bienes presentes» (2,6), mientras que los justos parecen sufrir inútilmente. La pregunta sobre el porqué de la presencia del mal en el mundo, aunque puede tener rasgos de protesta, en realidad es sobre todo un grito de ayuda y una oración para que el Señor intervenga y no permita que el mal prevalezca sobre el bien. Dios no desprecia y no es sordo a lo que pide el hombre de fe, aunque sus demandas expresan incertidumbre o duda, o incluso parecen una acusación como las palabras de Job. En un mundo a menudo injusto y violento, donde los pobres y los débiles son aplastados por el bienestar de los ricos, los creyentes apelan a la justicia misericordiosa de Dios. Él conoce el corazón de los hombres y de los pobres que se dirigen a él, y atenderá sus súplicas. Efectivamente «el hombre opulento no entiende, a las bestias mudas se parece» (Sal 49,13). Realmente el hombre en la prosperidad no dura, su vida se seca y su espíritu se empobrece. Sobre todo en la prosperidad perdemos a menudo la verdadera dimensión de los demás, olvidamos la pobreza y la injusticia del mundo. También nosotros nos unimos a las primeras palabras del profeta: «Tú llevas la razón, Señor, cuando discuto contigo, no obstante, voy a tratar contigo un punto de justicia…». No tengamos miedo de plantearle a Dios una pregunta sobre la justicia, porque eso hace que seamos conscientes del mal que hay en el mundo y nos ayuda a salir de la indiferencia, que como cristianos no nos podemos permitir. En la oración encontramos la justa conciencia de la injusticia y también el inicio de una respuesta, la de un Dios que escucha y se ocupa de aquella injusticia, del mismo modo que no se olvidó de su pueblo en Egipto.


31/07/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo