Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 31,15-22

Así dice Yahveh:
En Ramá se escuchan ayes,
lloro amarguísimo.
Raquel que llora por sus hijos,
que rehúsa consolarse - por sus hijos -
porque no existen. Así dice Yahveh:
Reprime tu voz del lloro
y tus ojos del llanto,
porque hay paga para tu trabajo
- oráculo de Yahveh -:
volverán de tierra hostil, y hay esperanza para tu futuro
- oráculo de Yahveh -:
volverán los hijos a su territorio. Bien he oído a Efraím lamentarse:
"Me corregiste y corregido fui,
cual becerro no domado.
Hazme volver y volveré,
pues tú, Yahveh, eres mi Dios. Porque luego de desviarme, me arrepiento,
y luego de darme cuenta, me golpeo el pecho,
me avergüenzo y me confundo
luego, porque aguanto el oprobio de mi mocedad." ¿Es un hijo tan caro para mí Efraím,
o niño tan mimado,
que tras haberme dado tanto que hablar,
tenga que recordarlo todavía?
Pues, en efecto, se han conmovido mis entrañas por él;
ternura hacia él no ha de faltarme
- oráculo de Yahveh -. Plántate hitos,
ponte jalones de ruta,
presta atención a la calzada
al camino que anduviste.
Vuelve, virgen de Israel,
vuelve a estas ciudades. ¿Hasta cuándo darás rodeos,
oh díscola muchacha?
Pues ha creado Yahveh una novedad en la tierra:
la Mujer ronda al Varón.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías es el profeta de la ternura de Dios. Va a buscar a su pueblo, que conoce desde siempre y al que ama con un amor eterno, un amor que tiene el rostro de un amor conyugal (Dios, marido de Israel) o bien de un amor paterno (Dios, padre de Israel). Lo que en cualquier caso está claro es que el pueblo de Israel no camina solo por los senderos de la historia. El Señor lo precede como un padre y como un esposo. Durante la larga marcha por el desierto hacia la tierra de Canaán, el pueblo seguía la nube, el guía seguro que daba a todos un cobijo seguro, día y noche. También los hijos del Evangelio de Jesús saborean la compañía del Señor resucitado y encuentran en él al Maestro que les precede, que les habla al corazón y que les da descanso y paz. La fe es la respuesta al amor del Señor por cada uno de nosotros: «Tú, Señor, eres mi Dios» (v.18). En su simplicidad, estas palabras manifiestan el sentimiento básico, la oración del hombre y la mujer que viven la amistad con el Señor. En aquellas palabras está ya la invocación del apóstol Tomás ante el Resucitado: «Señor mío y Dios mío» (Jn 20,28). Pero Jeremías es el profeta del dolor del pueblo, del dolor de Raquel, la madre de Israel, que llora por sus hijos deportados o muertos. ¿Cómo no ver en aquel llanto el dolor de muchas mujeres por sus hijos secuestrados o asesinados a causa de las guerras, de las enfermedades y del hambre? Este llanto no deja indiferente al Señor. Él, por su misericordia, escucha el grito de sus hijos y el de los pobres. El salmista canta: «Librará al pobre suplicante, al desdichado y al que nadie ampara; se apiadará del débil y del pobre, salvará la vida de los pobres» (Sal 72,12-13). Hay una esperanza para el dolor de aquella mujer, de las numerosas madres del mundo que todavía hoy ven a sus hijos asesinados, y para el dolor del mundo: el amor de Dios que no abandona a sus criaturas. Y en este camino secaremos las lágrimas de muchos hombres y mujeres heridos por el dolor.


12/09/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo