Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 2,1-14

Por aquel tiempo, Matatías, hijo de Juan, hijo de Simeón, sacerdote del linaje de Yehoyarib, dejó Jerusalén y fue a establecerse en Modín. Tenía cinco hijos: Juan, por sobrenombre Gaddí; Simón, llamado Tasí; Judas, llamado Macabeo; Eleazar, llamado Avarán; y Jonatán, llamado Affús. Al ver las impiedades que en Judá y en Jerusalén se cometían, exclamó: «¡Ay de mí! ¿He nacido para ver la ruina de mi pueblo y la ruina de la ciudad santa, y para estarme allí cuando es entregada en manos de enemigos y su santuario en poder de extraños? Ha quedado su Templo como hombre sin honor, los objetos que eran su gloria, llevados como botín,
muertos en las plazas sus niños,
y sus jóvenes por espada enemiga. ¿Qué pueblo no ha venido a heredar su reino y a entrar en posesión de sus despojos?
Todos sus adornos le han sido arrancados
y de libre que era, ha pasado a ser esclava. Mirad nuestro santuario, nuestra hermosura y nuestra gloria, convertido en desierto,
miradlo profanado de los gentiles. ¿Para qué vivir más?» Matatías y sus hijos rasgaron sus vestidos, se vistieron de sayal y se entregaron a un profundo dolor.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El autor sagrado, tras haber presentado, en el capítulo uno, la acción perseguidora de Antíoco y de los helenistas, ahora empieza a narrar la reacción del judaísmo: el sacerdote Matatías con su familia se va de Jerusalén, se establece no muy lejos, en Modín, y eleva un lamento por la suerte de la ciudad santa. Si algunos judíos habían traicionado la alianza con Dios y la mayoría corría el riesgo de sufrir la persecución con demasiada resignación, otros, en cambio, despertaron a la fe. El ejemplo más claro es, precisamente, el de la familia de Matatías. Uno de sus cinco hijos se llama Judas, llamado Macabeo (de ahí el título de los dos libros). El apelativo «macabeo», que según algunos significa «designado por Dios», más probablemente significa «martillo», para indicar la fuerza con la que Judas luchó contra los opresores de Israel. Judas había comprendido que la supervivencia de la fe en el Dios de los Padres iba íntimamente unida a la independencia nacional de los judíos. Matatías, por su parte, comprendió que no podía asistir pasivamente a las atrocidades que el rey Antíoco cometía contra los judíos. Era evidente el intento de borrar la fe del corazón del pueblo de Dios. Por eso se pregunta: «¡Ay de mí! ¿He nacido para ver la ruina de mi pueblo y la ruina de la ciudad santa, y para estarme allí cuando es entregada en manos de enemigos y su santuario en poder de extraños?». Estas palabras parecen reflejar las mismas palabras de Dios cuando vio el sufrimiento de su pueblo en Egipto: «He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, he escuchado el clamor ante sus opresores y conozco sus sufrimientos. He bajado para librarlo de la mano de los egipcios y para subirlo de esta tierra a una tierra buena y espaciosa» (Ex 3,7-8). Matatías, con su decisión de rebelarse, manifiesta los mismos sentimientos de Dios por su pueblo. Probablemente muchos judíos, aunque no habían traicionado la alianza, se habían resignado a la opresión, dejando así a todo el pueblo a merced del «enemigo». Las palabras que siguen describen el drama de un pueblo esclavizado y destrozado tanto en el corazón como en la vida de cada día. Matatías intuye la cólera misma de Dios y la interpreta: comprende que debe gastar su vida para salvar a sus hermanos y hermanas. Era su vocación. Por eso había nacido. De lo contrario, «¿Para qué vivir más?». Decidieron, él y sus hijos, trabajar para salvar la alianza con el Señor. Escribe el texto: «Rasgaron sus vestidos, se vistieron de sayal y se entregaron a un profundo dolor». En su corazón había despertado la responsabilidad por todo el pueblo de Dios. Es una preciosa indicación también para nosotros, hoy: descubrir la responsabilidad personal de edificar la Iglesia, de sostenerla, de defenderla, de preservarla del mal. También vale para nosotros la pregunta: ¿para qué sirve la vida si no la gastamos para la Iglesia, para la comunidad, para cambiar el mundo?


07/10/2013
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo