Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 1,14-20

Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.» Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres.» Al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con este lunes comienza la primera de las treinta y cuatro semanas llamadas “del tiempo ordinario”, es decir, del tiempo litúrgico que no recuerda momentos especiales del Señor. Desde hoy hasta la novena semana la liturgia nos hará meditar el Evangelio según Marcos (seguirá por tanto el de Mateo hasta el vigésimo primer domingo, y después el Evangelio según Lucas hasta el trigésimo cuarto). El Evangelio de Marcos es el primero en escribirse, y, a diferencia de los otros dos sinópticos, comienza directamente con la narración de la vida pública de Jesús. Ayer la liturgia nos hizo celebrar la memoria del Bautismo de Jesús; hoy nos muestra el comienzo de su predicación. Marcos señala que Jesús se dirige a Galilea después de que Juan había sido “arrestado”. La palabra profética que anunciaba un tiempo nuevo estaba como encadenada. Jesús, desde este preciso momento, decide comenzar a recorrer los caminos de su tierra para anunciar a todos la “buena noticia”. Es la primera vez que aparece el término “Evangelio”, es decir, “buena noticia”. No se trata de una palabra abstracta que se pronuncia para después desvanecerse en la niebla de la desmemoria de los hombres. El Evangelio es Jesús mismo. Él es la buena noticia que hay que creer y comunicar a los hombres para que le confíen a él su vida. Con las palabras y con las obras, Jesús muestra que el reino del amor ha llegado en medio de los hombres. Con él comienza una nueva historia de amor y de amistad para la humanidad. Esta es la “buena noticia” que los hombres debían –y todavía hoy deben- escuchar. Quien la escucha y la hace suya, cambia su vida. La historia de la predicación cristiana da aquí sus primeros pasos. Y de inmediato se ven los frutos. Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús ve a Simón y a Andrés, dos hermanos pescadores, y les invita de inmediato a seguirle: “Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres”. Ellos dos, aunque ocupados largando nuevamente sus redes, acogen la invitación y le siguen sin titubeos. Esta primera escena sintetiza toda la historia del seguimiento de los discípulos de todos los tiempos. En efecto, en toda generación, incluso en la nuestra, el Señor pasa y llama a hombres y mujeres a seguirlo. Y no se detiene: continuando su camino a orillas del lago de Tiberíades, Jesús encuentra a otros dos hermanos, Santiago y Juan. También a ellos les llama. Y ellos, después de escucharle, dejan las redes y le siguen. Es el comienzo de la nueva fraternidad comenzada por Jesús y que continúa todavía hoy, siempre por el mismo camino de la escucha y la obediencia.


13/01/2014
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo