Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las Iglesias de la Comunión anglicana


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 2,23-28

Y sucedió que un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas. Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?» El les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?» Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Después de la disputa sobre el ayuno que escuchamos ayer, el evangelista Marcos nos narra la que se refiere al Sábado. Los fariseos ven que los discípulos de Jesús, mientras caminan por un sembrado en día de Sábado, recogen espigas para comerlas, transgrediendo así la ley del reposo del Sábado. El pasaje paralelo de Mateo especifica la razón: los discípulos “sintieron hambre” (Mt 12, 1). Inmediatamente los fariseos acusan al Maestro de permitir a los discípulos transgredir la ley. Pero Jesús defiende a sus discípulos, y pone un ejemplo análogo sucedido a David, el cual, huyendo de Saúl que quería matarlo, entró en el templo y comió junto con sus compañeros el pan bendecido reservado a los sacerdotes. Y Jesús añade: “El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado”. Con esta afirmación Jesús quiere mostrar lo que verdaderamente cuenta en la ley: la salvación del hombre. El hombre y su salvación están en el corazón mismo de las Escrituras. En efecto, el Señor ha creado el mundo y ha enviado a su propio Hijo por amor del hombre, para salvarlo del pecado y de la muerte. El creyente, en consecuencia, no está llamado tanto a observar las reglas como a responder al amor de Dios y a vivir con amor hacia los demás. Esta página evangélica manifiesta cuánto le importa a Jesús la salvación del hombre. Él ha venido a la tierra para esto, como escribe el evangelista Juan: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3, 16). He aquí por qué el Hijo del hombre es Señor también del Sábado: ha venido para salvar, no para condenar. Y a cada uno de nosotros nos pide que le sigamos por este camino, el del amor.


21/01/2014
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo