Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 9,38-40

Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo porque no venía con nosotros.» Pero Jesús dijo: «No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí. Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Al referir el episodio del sanador “ajeno” al grupo, Marcos se vincula a una tradición única en su género: Jesús aparece claramente como un maestro absolutamente abierto y dispuesto a acoger el bien cualquiera que sea su origen. No sólo no se encierra en el interior de su grupo sino que exige a los suyos que no sigan un espíritu sectario. Quienquiera que haga el bien es aceptado por Dios, porque Dios está en el origen de toda cosa buena y justa. Las palabras que dice a los discípulos: “El que no está contra nosotros, está por nosotros”, son un tesoro de sabiduría y una gran ayuda para que cada discípulo abra su corazón a los demás como lo abría el Señor. Esta página evangélica suena especialmente actual en nuestro mundo contemporáneo, mientras se asiste al resurgir de muros y barreras étnicas que oponen un grupo a otro. El Evangelio ayuda a comprender y a reconocer lo hermoso y lo bueno que hay en el mundo y en el corazón de los hombres, y los discípulos deben apreciarlo. Quien obra con caridad es acogido por el Señor, como se afirma también en el pasaje evangélico de Mateo 25 a propósito del juicio universal. Jesús vincula la salvación incluso al ofrecimiento de tan sólo un vaso de agua al que tiene sed. Esto quiere decir que la caridad es el camino de la salvación para todos, incluso para el que no cree. El apóstol Pablo se coloca en la misma línea cuando escribe: “Al fin y al cabo... Cristo es anunciado, y esto me alegra” (Flp 1, 18). Esta apertura y esta disponibilidad no significan en absoluto malvender el cristianismo y confirmar una actitud de indiferencia, ni mucho menos renunciar a la propia identidad. La Palabra de Dios es exigente con todos y pide a todos la conversión, pero también comprende profundamente el bien que puede brotar de cada hombre. En un mundo como el nuestro, en el que se compite por distinguirse de los demás, considerándose a veces mejor y despreciando al prójimo, la advertencia de Jesús resulta especialmente significativa y a contracorriente. Precisamente a partir de la fuerza de nuestra fe e identidad cristiana el Evangelio nos hace capaces de discernir y apreciar el bien que realizan los hombres, para que se mantenga y contribuya a construir un mundo mejor. Éste es el sentido del compromiso de diálogo que vive la comunidad de Sant’Egidio, a través del cual se realiza un esfuerzo por recoger las energías de paz presentes en el corazón de cada hombre, sea cual sea la cultura o religión a la que pertenezcan. De hecho todos hemos sido creados “a imagen y semejanza” de Dios.


26/02/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo