Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 7,15-20

«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los reconoceréis.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús previene del peligro de dejarse atraer por los falsos profetas, es decir, aquellas personas o aquel modo de vivir que parece más fácil e inmediato, pero que en realidad roba la vida como un lobo rapaz. Los lobos, como es sabido, son los enemigos mortales de las ovejas. Pero aquí Jesús añade un matiz: estos lobos no se presentan con su ferocidad, sino que se disfrazan de corderos, es decir, se mezclan con semblantes familiares para poder devorar y destruir con mayor facilidad el rebaño. Sin posibilidad de escapatoria. Jesús tiene presente el comportamiento de los fariseos y advierte a sus discípulos para que procuren no imitarles. Con aquel comportamiento se destruye toda novedad de Dios. Nosotros podemos hablar de fariseísmo, es decir, una manera exterior de vivir la fe o incluso de amoldarse a la mentalidad egocéntrica del mundo que hace que los cristianos vivan a menudo con una actitud fuertemente individualista. Es un cristianismo en el que la misericordia es rara, en el que el amor es solo para uno mismo, en el que la pasión por cambiar el mundo queda atenuada, en el que la gratuidad hacia los demás queda suplantada por la primacía de los intereses de uno mismo, en el que el sueño de un mundo de justicia y de paz queda bloqueado por la resignación y el pensar solo en uno mismo. Fácilmente nos dejamos seducir por la resignada vida "normal". Y no debemos olvidar que las tentaciones –todas– se presentan siempre de manera halagüeña y razonable. Por eso atraen fácilmente hacia sus redes. Pero ¿cómo podemos desenmascarar a los lobos disfrazados de corderos? Jesús indica un criterio infalible cuando dice: "Por sus frutos los conoceréis". Todos aquellos pensamientos y aquellas sugerencias que envilecen el corazón y la vida, que hacen que la vida no dé frutos buenos para uno mismo y para los demás son falsas profecías. Si nuestro corazón está lleno de nosotros mismos, no podrá dar frutos de amor. El ejemplo del árbol que da frutos buenos y del que da frutos malos nos recuerda la unidad entre ser y hacer. El espíritu fariseo prolifera en la división entre estas dos dimensiones. El discípulo de Jesús está llamado a hacer lo que es por gracia, es decir, Hijo de Dios. El apóstol Pablo enumera las obras que nacen de aquel que se deja guiar por la "carne": fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes. Y a continuación indica lo que brota del hombre espiritual: amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, humildad y dominio de uno mismo. Y concluye: "Si vivimos por el Espíritu, sigamos también al Espíritu" (Ga 5,19-26).


25/06/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo