Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Antonio de las cuevas de Kiev (+1073). Padre de los monjes rusos, junto a san Teodosio, está considerado el fundador del Monasterio de las cuevas.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 13,1-9

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo de subir a sentarse en una barca, y toda la gente quedaba en la ribera. Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar. Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron. Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra; pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron. Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. El que tenga oídos, que oiga.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos presenta a Jesús en el mar de Galilea, obligado a subir a una barca porque tenía a una enorme muchedumbre a su alrededor. Y narra una parábola importante. Caso raro en los Evangelios, la explica él mismo. El sentido de fondo de la parábola está claro: hay que vivir escuchando el Evangelio y no la presunción de uno mismo. El sembrador sale para sembrar y tira semillas con gran abundancia. Parece que no se preocupe de elegir el terreno, puesto que muchas semillas se pierden. Solo las que caen en tierra buena darán fruto. Jesús, aunque no lo diga, se compara con el sembrador. Es suya, típicamente suya, y no nuestra, la generosidad mostrada al tirar las semillas. Aquel sembrador no es un medidor calculador; y, además, parece que deposita su confianza también en aquellos terrenos que son más un camino o un amasijo de piedras que una tierra arada y disponible. Aun así, también tira allí las semillas, esperando que arraiguen. Para el sembrador todos los terrenos son importantes. Así es: no hay ninguna parte de esta tierra que considere no digna de atención. No descarta ninguna porción. El terreno es el mundo, incluida aquella parte de mundo que hay en cada uno de nosotros. No es difícil reconocer en la diversidad del terreno la complejidad de las situaciones del mundo y las de cada uno de nosotros. Jesús no quiere dividir a las personas en dos categorías: las que representan el terreno bueno y las que representan el malo. Cada uno de nosotros reúne todas las diversidades de terreno de las que habla el Evangelio. Tal vez un día es más rocoso y otro menos; otras veces acoge el Evangelio pero luego se deja sorprender por la tentación; y en otro momento escucha y da fruto. Hay algo que es cierto para todos: hace falta que el sembrador entre en el terreno, labre la tierra, quite las piedras, arranque las malas hierbas y tire abundantemente las semillas. El terreno, tanto si es rocoso como si es bueno –eso casi no importa–, debe recibir la semilla, es decir, la Palabra de Dios. Esta siempre es un regalo. Pero aunque venga de fuera entra tan profundamente en el terreno que se convierte en una sola cosa con él. Nuestras manos, acostumbradas tal vez a tocar cosas que juzgamos de gran valor, tienen en poca consideración esta semilla. ¡Cuántas veces hemos considerado mucho más importantes nuestras tradiciones y nuestras convicciones que la débil y frágil palabra evangélica! Y aun así, del mismo modo que la pequeña semilla contiene toda la fuerza que llevará a la planta futura, también la palabra evangélica lleva en su interior la energía que crea nuestro futuro y el futuro del mundo. Lo importante es no hacerle frente.


23/07/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo