Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Para los musulmanes es el final del ayuno del mes del Ramadán (Aid al-Fitr).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 13,31-35

Otra parábola les propuso: «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas.» Les dijo otra parábola: «El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.» Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas, para que se cumpliese el oráculo del profeta: Abriré en parábolas mi boca,
publicaré lo que estaba oculto desde la creación del
mundo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús continúa hablando del reino de Dios. Intenta ayudarnos a comprender el mayor misterio, que encierra toda nuestra esperanza, el motivo por el que vino entre los hombres. De hecho, sus primeras palabras fueron para pedir a todo el mundo que se convirtieran porque el reino de Dios está cerca. Empieza con él, está presente ya entre nosotros y lo esperamos en su plenitud, cuando llegue, al final de los tiempos. Jesús lo compara con un grano de mostaza y con la levadura. Esta parábola probablemente respondía a la pregunta de los primeros oyentes de Jesús: ¿cómo es posible que el reino de los Cielos se pueda presentar de manera tan inapreciable? El grano de mostaza se considera una de las semillas más pequeñas. Pero cuando crece alcanza una altura de dos o tres metros y puede acoger a pájaros en sus ramas. Jesús dice que pasa lo mismo con la obra del Evangelio: al inicio se presenta modesta, insignificante, débil, como la más pequeña de las semillas. Y es así. ¿Qué hay que sea más débil que el Evangelio? Es tan solo una palabra que puede ser desatendida, olvidada y alejada. No se impone aplastando nuestra voluntad, como preferiríamos para no tenernos que fiar. Si la acogemos y la hacemos crecer, termina por ser bien visible y extiende su influencia más allá de nosotros. A menudo nosotros despreciamos los inicios humildes, nos cansamos rápidamente, queremos ver los frutos evidentes, imponernos a las adversidades y también a nuestra misma pobreza. ¡Precisamente de la más pequeña e insignificante de las semillas nace la realidad más grande! La siguiente parábola retoma esta lección. Una mujer quiere hornear pan. Añade a la masa de la harina una pequeña cantidad de levadura; lo amasa todo y luego lo cubre con un paño y lo deja fermentar toda la noche. Por la mañana toda la masa ha fermentado gracias a aquella poca levadura. También en este caso el evangelista destaca la desproporción entre la humildad del inicio y la grandeza del final. Eso mismo pasa con el Evangelio. Estas palabras nos dicen que no importa el pequeño número y la cantidad poco vistosa; ante Dios lo importante es ser realmente levadura. La levadura se debe perder en medio de la harina para hacer que crezca. Pasa lo mismo con la semilla que solo si cae en la tierra y muere puede dar fruto. Es el secreto del amor: solo dándose, perdiéndose por los demás puede abrirse y mostrar su fuerza. Aquellos que quieran conservar su vida la perderán. Pasa lo mismo con la comunidad de los creyentes: es pequeña y débil, pero si deja que el Espíritu del Señor la guíe se convierte en una planta que acoge a muchos y en una levadura que hace fermentar la vida de los hombres.


28/07/2014
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo