Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 11,29-32

Habiéndose reunido la gente, comenzó a decir: «Esta generación es una generación malvada; pide una señal, y no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Porque, así como Jonás fue señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del hombre para esta generación. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con los hombres de esta generación y los condenará: porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pedir signos a Dios es una antigua tentación. Lo hacemos tal vez para romper lo que a nosotros nos parece un silencio por su parte, una indiferencia suya o, en cualquier caso, para tener una confirmación de su presencia. Pedir un milagro o un signo de Dios no es contrario a la lógica evangélica. Jesús mismo nos enseña a pedir "cosas buenas" en la oración. Pero la fe, afirma Jesús en el pasaje evangélico de hoy, no depende de los gestos prodigiosos que a nosotros nos gustarían. No hay más que pensar que Jesús, pasando por los caminos de Galilea, ya había hecho varios milagros de curación y había hecho otros signos que hablaban claramente de la llegada de un Reino nuevo, y aun así la gran mayoría de la gente continuaba sin creer. La fe, en general, no viene después de signos prodigiosos; en todo caso es necesaria a priori para que se produzcan los milagros. Todavía hoy mucha gente busca signos prodigiosos para alimentar su fe. Y cuando se produce un hecho extraordinario atrae a muchos. Si estos "signos" llegan, son indudablemente un don del Señor. Pero debemos prestar mayor atención a la que normalmente prestamos ante el "signo" por excelencia que el Señor dio para todos, que es el "signo de Jonás". La comunidad primitiva leyó estas palabras a la luz de la Resurrección: "Porque de la misma manera que Jonás estuvo en el vientre del cetáceo tres días y tres noches, así también el Hijo del hombre estará en el seno de la tierra tres días y tres noches" (Mt 12,40). El "signo" de Jonás es, pues, el anuncio del mensaje central del Evangelio, es decir, el misterio de la muerte y resurrección de Jesús. Los habitantes de Nínive se convirtieron escuchando la predicación de Jonás, sin que él hiciera ningún milagro. Lo mismo debe suceder hoy, con la diferencia de que ahora ha venido uno que es "algo más que Jonás". Hay que comunicar al mundo la resurrección de Jesús, que es la victoria del bien sobre el mal, de la vida sobre la muerte, del amor sobre el odio. Este anuncio es el mismo corazón de la historia de Jesús: él vino a la tierra para ofrecer su vida hasta la muerte en cruz para nuestra salvación y el Padre lo resucitó de entre los muertos. Este Evangelio (buena noticia) es mucho más valioso que la sabiduría de Salomón y más fuerte que la predicación de Jonás. Sí, "aquí hay algo más que Jonás", nos repite a nosotros hoy el Evangelio. Este "signo" no puede quedar oculto entre grupos esotéricos y restringidos. Al contrario, debe resplandecer sobre los hombres de todo país y de toda época. Los cristianos –todos incluidos, desde el menor hasta el mayor– están llamados a ser candeleros de esta buena noticia. ¡Cuántas veces, por desgracia, a causa de la pereza ponemos esta buena noticia "bajo la vasija"! ¡Cuántas veces prevalece en nosotros aquella autorreferencialidad que empobrece la misma fuerza del Evangelio! La tarea que Jesús confió a los discípulos y a su Iglesia es indispensable para la salvación de la humanidad. Debemos ser conscientes de ello y, al mismo tiempo, debemos dar humilde testimonio de ello.


13/10/2014
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo