Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 13,31-35

En aquel mismo momento se acercaron algunos fariseos, y le dijeron: «Sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte.» Y él les dijo: «Id a decir a ese zorro: Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana, y al tercer día soy consumado. Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén. «¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido! Pues bien, se os va a dejar vuestra casa. Os digo que no me volveréis a ver hasta que llegue el día en que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mientras Jesús está en Transjordania, territorio bajo control de Herodes, algunos fariseos le advierten de que el rey lo está buscando para asesinarlo. No es el mismo Herodes de la infancia de Jesús, pero sí es de la misma familia. Se podría decir que la oposición al Evangelio es una tradición que continúa sin interrupción. El poder malvado de los hombres siempre tiene miedo de la fuerza del Evangelio, tanto en la debilidad de un niño como en la debilidad de una Palabra que no deja de resonar por todas partes predicando claramente la primacía del amor. El Herodes de turno pone obstáculos a esta predicación. Jesús podría huir para evitar el peligro de que lo apresaran y lo asesinaran, como le pasó al Bautista. Y es verosímil que Jesús mismo hubiera comprendido que cada vez era más peligroso continuar su viaje hacia Jerusalén Lo entendieron incluso los fariseos que ponen a Jesús en alerta. Sin embargo, Jesús no se echa atrás, no puede traicionar el Evangelio, no puede detener su predicación. Sabe que su Evangelio es más fuerte que el poder de Herodes. Y es necesario que la buena noticia del Reino se predique por las calles de Galilea y de Judea e incluso dentro de las murallas de Jerusalén. Por eso Jesús no huye de Herodes ni se detiene ante los peligros. A los fariseos les contesta: "No cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén". E inmediatamente después pronuncia aquel triste lamento sobre la ciudad santa que se ha alejado de Dios hasta no saber acoger la palabra de los profetas. Por desgracia esa sordez no está exenta de consecuencias. No escuchar la palabra de Dios llevará a Jerusalén hacia la destrucción. Gran amargura destilan estas palabras de Jesús: "¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!". Son palabras dolidas del Señor que tal vez debemos repetir hoy en referencia a nuestras ciudades, que cada vez están más heridas por la violencia. Solo acogiendo la profecía de Dios, solo si las palabras de amor encuentran su lugar en el corazón de los hombres, nuestras ciudades y nuestros países podrán encontrar el camino de una convivencia más pacífica y serena. Si la sordera ante la Palabra de Dios tiene un amargo coste para la ciudad, no debemos olvidar que tiene un coste aún mayor para los discípulos su pereza en predicar la Palabra de Dios a las ciudades de hoy. Tal como hizo entonces Jesús, también hoy los creyentes deben predicar el evangelio dentro de la vida de la ciudad sabiendo que es cierto todavía lo que dijo Jesús: "No cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén".


30/10/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo