Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 2,5-12

En efecto, Dios no sometió a los ángeles el mundo venidero del cual estamos hablando. Pues atestiguó alguien en algún lugar: ¿Qué es el hombre, que te acuerdas de él? ¿O el hijo del hombre, que de él te preocupas? Le hiciste por un poco inferior a los ángeles; de gloria y honor le coronaste. Todo lo sometiste debajo de sus pies. Al someterle todo, nada dejó que no le estuviera sometido. Mas al presente, no vemos todavía que le esté sometido todo. Y a aquel que fue hecho inferior a los ángeles por un poco, a Jesús, le vemos coronado de gloria y honor por haber padecido la muerte, pues por la gracia de Dios gustó la muerte para bien de todos. Convenía, en verdad, que Aquel por quien es todo y para quien es todo, llevara muchos hijos a la gloria, perfeccionando mediante el sufrimiento al que iba a guiarlos a la salvación. Pues tanto el santificador como los santificados tienen todos el mismo origen. Por eso no se avergüenza de llamarles hermanos cuando dice: Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la asamblea te cantaré himnos. Y también:

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

“¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él? ¿O el hijo del hombre, para que de él te preocupes?”. El autor de la Carta cita el salmo 8 para recordar a los creyentes lo extraordinario del amor de Dios: para salvar al hombre del poder del mal y de la muerte, no solo se queda en las alturas mirando, sino que envía a su propio Hijo para que cuide de nosotros y nos salve. Para el Señor, los hombres no son una nimiedad sino el objeto de su amor. ¡Hasta deja el cielo para venir a nuestro encuentro y salvarnos! A veces pensamos que Dios nos ha abandonado, que está distante, que es sordo a nuestras invocaciones, insensible a nuestro sufrimiento. En verdad somos nosotros los distantes, los que estamos concentrados sobre nosotros mismos que no nos damos cuenta de que Dios está cerca, mucho más cerca de lo que pensamos. Dios ha enviado a su Hijo sobre la tierra para que cargase sobre los hombros con toda la mole del sufrimiento humano, para que experimentase la violencia del mal para vencerlo también para nosotros. Por tanto, Dios no está lejos de nosotros, es más, cuando el sufrimiento se apodera de nosotros él se acerca hasta cargar sobre sí con nuestro dolor y nuestro sufrimiento. Su amor por nosotros verdaderamente no tiene límites. Por amor envía a su proprio Hijo sobre la tierra para que “llevara muchos hijos a la gloria” (v. 10). Por esto el Hijo bajó hasta lo más profundo de la historia humana, para recoger a todos y llevarlos salvados al cielo. Así se ha convertido para todos los hombres en el que “iba a guiarlos a la salvación” (v. 10). Era Hijo del Altísimo pero no se avergonzó de nosotros, de nuestro pecado, de nuestra pobreza. Al contrario, dijo al Padre: «Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la asamblea te alabaré» (v. 12). Para aquellos cristianos que vivían bajo la pesadilla de las persecuciones y de los sufrimientos, este anuncio era una gran consolación. Acojamos también nosotros estas palabras porque todavía hoy son fuente de consolación para quien sufre y está orpimido. Jesús se ha convertido en el “sumo sacerdote” para los creyentes y para toda la humanidad. Es la primera vez que se utiliza en el Nuevo Testamento el título de «sumo sacerdote» aplicado a Jesús. No lo aleja de los hombres, al contrario, lo revela como el verdadero intercesor que salva. En la comunión que une el Padre, el Hijo y la comunidad de los hermanos y de las hermanas contemplamos el misterio mismo de la Iglesia, que es una comunidad admitida a la presencia de Dios por su sumo sacerdote, Jesucristo. Unidos a Jesús, también nosotros nos convertimos en sacerdotes que interceden junto al altar de Dios por los enfermos, los perseguidos y por toda la humanidad.


13/01/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo