Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Deuteronomio 4,1.5-9

Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las normas que yo os enseño para que las pongáis en práctica, a fin de que viváis y entréis a tomar posesión de la tierra que os da Yahveh, Dios de vuestros padres. Mira, como Yahveh mi Dios me ha mandado, yo os enseño preceptos y normas para que los pongáis en práctica en la tierra en la que vais a entrar para tomarla en posesión. Guardadlos y practicadlos, porque ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos estos preceptos, dirán: "Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente." Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está Yahveh nuestro Dios siempre que le invocamos? Y ¿cuál es la gran nación cuyos preceptos y normas sean tan justos como toda esta Ley que yo os expongo hoy? Pero ten cuidado y guárdate bien, no vayas o olvidarte de estas cosas que tus ojos han visto, ni dejes que se aparten de tu corazón en todos los días de tu vida; enséñaselas, por el contrario, a tus hijos y a los hijos de tus hijos.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El autor del libro del Deuteronomio, tras haber repasado algunos hechos del camino de Israel en el desierto, quiere que el pueblo tome conciencia de su vocación en el mundo, y comienza recordándole su primera tarea, escuchar al Señor. “Escucha” dice Moisés a los israelitas. No es una exhortación genérica ni de cortesía. Los israelitas deben escuchar, ya que Dios mismo ha querido dirigirles a ellos su palabra. La escucha es por tanto algo que pide Dios mismo, que ha decidido descender en medio de su pueblo y guiarlo a lo largo de la historia haciéndolo victorioso entre las naciones. Y la Torah, la Ley, constituye el tesoro de sabiduría de Israel, y lo hace testigo de Dios entre los hombres. Cada israelita deberá hacerse cargo de transmitir esta sabiduría de fe a sus descendientes, para que la historia de la salvación pueda fermentar la sucesión de las generaciones. El corazón de este pasaje, que es como la columna vertebral que atraviesa la historia de Israel, se encierra en esta afirmación de Moisés puesta en forma interrogativa: “¿Hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor nuestro Dios siempre que lo invocamos?” (v. 7). Sin embargo, la observancia de la ley –hoy al igual que en aquellos tiempos- es posible solo como libre respuesta a Dios, que nos ha elegido con amor y quiere unirnos a él y a su diseño de salvación para el mundo. De aquí la importancia para el creyente de escuchar y recordar. La tentación de escucharnos a nosotros mismos, de recordar solo nuestras cosas y ponerlas por delante de todo lo demás está siempre al acecho. Es la razón del primado de la escucha. La fidelidad en la escucha de las Escrituras nos libera de la esclavitud de nosotros mismos y de las modas de este mundo, y nos une al Señor y su diseño de amor.


11/03/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo