Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 3,31-36

El que viene de arriba
está por encima de todos:
el que es de la tierra,
es de la tierra y habla de la tierra.
El que viene del cielo, da testimonio de lo que ha visto y oído,
y su testimonio nadie lo acepta. El que acepta su testimonio
certifica que Dios es veraz. Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios,
porque da el Espíritu sin medida. El Padre ama al Hijo
y ha puesto todo en su mano. El que cree en el Hijo tiene vida eterna;
el que rehúsa creer en el Hijo, no verá la vida,
sino que la cólera de Dios permanece sobre él.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje evangélico vuelve a proponer la centralidad de la fe en Jesús para el creyente. De aquí la invitación a alzar la mirada de las cosas de la tierra, de las costumbres arraigadas, de las convicciones previsibles, incluso religiosas, para poder contemplar a Jesús. También nosotros recibimos hoy esta invitación y la necesitamos. De hecho, ¡cuántas veces nos abandonamos a una vida banal y perezosa resignándonos a un mundo sin un futuro de esperanza para nosotros ni para los demás! El evangelista nos anima a dirigir la mirada hacia Jesús: él “viene de arriba, del cielo” y “está por encima de todos”. Jesús es la verdadera esperanza para nosotros y para el mundo. Ha bajado del cielo para estar junto a nosotros y comunicarnos la vida que vive de modo único con el Padre del cielo: “Él – es quizá el Bautista el que habla a sus seguidores – da testimonio de lo que ha visto y oído”. Jesús ha venido a la tierra para revelar el misterio mismo de Dios que de otro modo habría permanecido impenetrable. Por ello, él no ha venido para afirmarse a sí mismo ni para presentar proyectos personales por realizar, como en general sucede para cada uno de nosotros. Jesús ha bajado del cielo para comunicar a los hombres “las palabras de Dios” y para dar “el Espíritu sin medida”. De aquí se deriva el honor y la devoción que debemos tener por las Santas Escrituras: estas contienen “las palabras de Dios”. Cada día se nos llama a escucharlas y a meditarlas hasta hacerlas nuestras. La Biblia es para nosotros no un libro cualquiera, sino el cofre que contiene los pensamientos mismos de Dios. Por esto debemos abrirlo, saborearlo página tras página dejándonos guiar por el “Espíritu” que se nos ha dado “sin medida” también para esto. No es posible entender el sentido profundo de las Santas Escrituras sin la ayuda del Espíritu. Este se nos ha dado abundantemente, “sin medida” para que nos dejemos conducir en la escucha y en la interpretación de las Santas Escrituras. Más allá del significado literal de las palabras bíblicas hay uno más profundo, espiritual, que nos ayuda a unir las palabras de la Biblia y lo que estamos viviendo. La vinculación entre la Biblia y la historia, entre las palabras bíblicas que escuchamos y nuestra vida en lo concreto de la existencia es obra del Espíritu. Por esto la escucha de las Santas Escrituras se realiza en un clima de oración: necesitamos el Espíritu de Dios para comprender la Palabra de Dios. Por esto la escucha continuada de las Santas Escrituras, en un clima de oración, obligará a nuestros corazones a cambiar, a convertirse en instrumentos en las manos de Dios para hacer que nuestro mundo se impregne más del amor del Señor. El evangelista escribe: “El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano”. Es la fuerza para cambiar el mundo, para derrotar al mal y hacer crecer el bien, que el Señor ha vivido en primer lugar y que concede también a quienes creen en él.


16/04/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo