Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 21,5.8-20

Abraham era de cien años cuando le nació su hijo Isaac. Creció el niño y fue destetado, y Abraham hizo un gran banquete el día que destetaron a Isaac. Vio Sara al hijo que Agar la egipcia había dado a Abraham jugando con su hijo Isaac, dijo a Abraham: "Despide a esa criada y a su hijo, pues no va a heredar el hijo de esa criada juntamente con mi hijo, con Isaac." Sintiólo muy mucho Abraham, por tratarse de su hijo, pero Dios dijo a Abraham: "No lo sientas ni por el chico ni por tu criada. En todo lo que te dice Sara, hazle caso; pues aunque por Isaac llevará tu nombre una descendencia, también del hijo de la criada haré una gran nación, por ser descendiente tuyo." Levantóse, pues, Abraham de mañana, tomó pan y un odre de agua, y se lo dio a Agar, le puso al hombro el niño y la despidió. Ella se fue y anduvo por el desierto de Berseba. Como llegase a faltar el agua del odre, echó al niño bajo una mata, y ella misma fue a sentarse enfrente, a distancia como de un tiro de arco, pues decía: "No quiero ver morir al niño." Sentada, pues, enfrente, se puso a llorar a gritos. Oyó Dios la voz del chico, y el Ángel de Dios llamó a Agar desde los cielos y le dijo: "¿Qué te pasa, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del chico en donde está. ¡Arriba!, levanta al chico y tenle de la mano, porque he de convertirle en una gran nación." Entonces abrió Dios los ojos de ella, y vio un pozo de agua. Fue, llenó el odre de agua y dio de beber al chico. Dios asistió al chico, que se hizo mayor y vivía en el desierto, y llegó a ser gran arquero.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La página bíblica que hemos escuchado presenta la situación de dos mujeres y dos hijos: la mujer libre y la esclava; el hijo de la carne y el hijo de la promesa. El episodio, que empieza como un banal conflicto familiar, pone de manifiesto que cada persona tiene una parte insustituible en la historia y que el Señor se ocupa de todos, pero también que elige libremente quién debe tener un papel concreto en la historia de la salvación, y que esta decisión pasa a veces por los caprichos humanos. El autor sagrado, mientras explica la expulsión de la esclava Agar en beneficio del hijo de la señora (Isaac), destaca que Abraham está apenado porque Sara le pide que rechace a Ismael, pero se decide a hacerlo después de comprender que la voluntad de Dios pasa por esa dolorosa aflicción. De aquellos dos hijos nacerán dos pueblos distintos con dos grandezas distintas y dos historias distintas, y solo a través de Isaac pasará la línea de la historia del pueblo de Israel. "Haz caso a Sara", le dice el Señor a Abraham (v. 12). La palabra de Sara es considerada profética, aunque responda a consideraciones humanas, porque de algún modo lee los signos y mueve la historia según la voluntad de Dios. A raíz de este episodio, la tradición judaica cuenta a Sara entre las siete profetas bíblicas junto a Miriam, Débora, Julda (las tres únicas que reciben el nombre de "profeta" en las escrituras), Jana, Abigail y Ester. Pero también a Agar, la egipcia, la palabra de Dios le "abre los ojos" (v. 19) y la guía para que viva. Y le dice algo que recuerda a lo que le dirá a José en el momento de la huida a Egipto: "¡Arriba!, levanta al chico y tenle de la mano, porque he de convertirle en una gran nación" (v. 18).


01/07/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo