Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Wenceslao, venerado como mártir en Bohemia. Recuerdo de William Quijano, joven salvadoreño de la Comunidad de Sant'Egidio asesinado por la violencia de las maras.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Zacarías 8,1-8

Fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: Así dice Yahveh Sebaot:
Con gran celo he celado a Sión,
con gran ira la he celado. Así dice Yahveh:
Me he vuelto a Sión,
y en medio de Jerusalén habito.
Jerusalén se llamará Ciudad-de-Fidelidad,
y el monte de Yahveh Sebaot, Monte-de-Santidad. Así dice Yahveh Sebaot:
Aún se sentarán viejos y viejas
en las plazas de Jerusalén,
cada cual con su bastón en la mano,
por ser muchos sus días; las plazas de la ciudad se llenarán
de muchachos y muchachas
en sus plazas jugando. Así dice Yahveh Sebaot:
Si ello parece imposible
a los ojos del Resto de este pueblo, en aquellos días,

¿también a mis ojos va a ser imposible?,
oráculo de Yahveh Sebaot. Así dice Yahveh Sebaot:
He aquí que yo salvo a mi pueblo
del país del oriente
y del país donde se pone el sol; voy a traerlos
para que moren en medio de Jerusalén.
Y serán mi pueblo
y yo seré su Dios
con fidelidad y con justicia.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El profeta Zacarías habla de la profecía de amor de Dios por Jerusalén. La ciudad está viviendo una situación difícil de debilidad; de un momento a otro puede quedar a merced de las potencias extranjeras. Pero el Señor envía al profeta para que hable a un pueblo diezmado, asustado y resignado a quedar a merced de naciones más poderosas. La palabra del profeta sacude aquellas almas cerradas en su miedo. Y les abre los ojos a la esperanza: "Y si en aquellos días esto parece imposible al Resto de este pueblo, ¿también yo he de juzgarlo imposible?" (v. 6). El Señor habla con pasión y dice: "Siento celos de Sión, unos celos terribles; siento por ella pasión, una pasión enorme" (v. 1). Dios manifiesta su celo por la ciudad como símbolo de todo su pueblo. El Señor no salva individualmente, sino a todo su pueblo, a toda su ciudad. En estas palabras resuena con claridad la dimensión colectiva de la fe, es decir, el pueblo reunido y formado por rostros, historias y personas concretas unidas en un único destino. La fe bíblica no es abstracta y no se basa en una ideología, en un discurso, aunque sea atractivo. No, es la fe en un Dios que baja entre su pueblo y se casa con su causa. La profecía continúa hablando a este pueblo aún incrédulo: "Volveré a Sión, habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará Ciudad-de-Fidelidad, y el monte del Señor, Monte-de-Santidad" (v. 3). El Señor restablecerá una convivencia hermosa entre todos, entre las distintas generaciones y entre todos aquellos que vivirán en la nueva Jerusalén. La profecía de Zacarías es más actual que nunca para nuestras ciudades de hoy, que parecen estar construidas expresamente para separar a unos de otros, para hacer cada vez más difícil el encuentro entre las personas y las generaciones. Dice el Señor: "Aún se sentarán viejos y viejas en las plazas de Jerusalén, cada cual con su bastón en la mano, de tan viejos que se harán; las plazas de la ciudad se llenarán de muchachos y muchachas, que jugarán en sus plazas" (vv. 4-5). Es una imagen extraordinariamente actual: la ciudad que Dios quiere es la que empieza a acoger a aquellos que son descartados: los ancianos y los niños. Es la ciudad que Dios pide que se construya en todas partes, en Oriente y en Occidente (v. 7). El Señor quiere que todos vivan con alegría y plenitud.


28/09/2015
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo