Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo del patriarca Abraham. En la fe partió hacia una tierra que no conocía, una tierra que Dios le había prometido. Por esta fe es llamado padre de los creyentes, hebreos, cristianos y musulmanes.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Joel 1,13-15; 2,1-2

¡Ceñíos y plañid, sacerdotes,
gemid, ministros del altar;
venid, pasad la noche en sayal,
ministros de mi Dios,
porque a la Casa de vuestro Dios se le ha negado
oblación y libación! Promulgad un ayuno,
llamad a concejo,
reuníos, ancianos,
y vosotros todos, habitantes de la tierra,
en la Casa de Yahveh, vuestro Dios,
y clamad a Yahveh: ¡Ay, el Día,
que está cerca el Día de Yahveh,
ya llega como devastación de Sadday! ¡Tocad el cuerno en Sión,
clamad en mi monte santo!
¡Tiemblen todos los habitantes del país,
porque llega el Día de Yahveh,
porque está cerca! ¡Día de tinieblas y de oscuridad,
día de nublado y densa niebla!
Como la aurora sobre los montes se despliega
un pueblo numeroso y fuerte,
como jamás hubo otro,
ni lo habrá después de él
en años de generación en generación.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El profeta Joel vive en un momento difícil a causa de la guerra o de desastres naturales como la sequía y la carestía. En el pasaje que hemos escuchado se alude probablemente a una terrible invasión de langostas que lo habían asolado todo. Esta devastación se lee como una anticipación del tremendo juicio del fin de los tiempos. El profeta renueva la invitación a convertirse a una asamblea extraordinaria de penitencia convocando a "todos los habitantes del país" (v. 14). La palabra profética resuena con fuerza para que el pueblo de Israel no siga el instinto de resignarse y de cerrarse en sí mismo. Todos están llamados a reunirse en la casa de Dios y a rezar con fe insistente. El ayuno acompaña a la oración. Se podría decir que la oración en los momentos difíciles es en sí misma un ayuno, es decir, reconocer el pecado y la situación de miseria y de debilidad. No son nuestras fuerzas humanas lo que nos da la libertad. Solo Dios puede dar la salvación. Ante el mal de nuestro mundo, los creyentes tienen el arma eficaz de la oración, que es el grito del pobre a Dios para que lo salve. Si somos conscientes de nuestra debilidad (y ese es el sentido del ayuno), también seremos conscientes de la fuerza que nos ha dado Dios en la oración, una fuerza que cambia y reconcilia. Jesús lo repitió insistentemente a los discípulos: "Esta clase de demonios solo se la expulsa con la oración y el ayuno" (Mt 17,21). Y más adelante: “Si dos de vosotros os ponéis de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguiréis de mi Padre que está en los cielos” (Mt 18,19). La oración es la primera obra de la comunidad.


09/10/2015
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo