Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 3,21-30a

Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas, justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen - pues no hay diferencia alguna; todos pecaron y están privados de la gloria de Dios - y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús, a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente, en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús. ¿Dónde está, entonces, el derecho a gloriarse? Queda eliminado.!? Por qué ley? ¿Por la de las obras? No. Por la ley de la fe. Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley. ¿Acaso Dios lo es únicamente de los judíos y no también de los gentiles? ¡Sí, por cierto!, también de los gentiles; porque no hay más que un solo Dios, que justificará a los circuncisos en virtud de la fe y a los incircuncisos por medio de la fe.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hasta ahora Pablo ha afirmado que Dios ha revelado su justicia, pero los hombres no la han acogido. Los paganos no la han reconocido ni en los signos de la creación ni en su conciencia. Israel, que incluso había recibido la ley, hizo de ella no una manera para unirse a Dios con todo el corazón, sino un instrumento de autojustificación. Pablo afirma que Israel no es una excepción entre los pueblos: todos los hombres son iguales ante Dios. Su elección, pues, no es un privilegio del que deban gloriarse. Es más bien una decisión que requiere una respuesta de amor. Si Israel no responde, traiciona la alianza. Pero a pesar de la traición, Dios no rompe su alianza con Israel. La elección es firme, no por la fidelidad del pueblo sino por la de Dios. El amor indefectible de Dios es uno de los pilares que sustenta toda la historia de Israel hasta llegar a su culminación con Jesús que, por amor, da toda su vida. Pablo exhorta a los cristianos de Roma a que no desprecien la ley, sino que, sobre todo amen con todo su corazón la nueva alianza que Dios hizo con todos los hombres a través de la fe en Cristo. Esta alianza es nueva porque se basa no en la ley sino en la fe: "El hombre es justificado por la fe, independientemente de las obras de la ley". La fe, don gratuito hecho al pueblo de la primera alianza, a través de Jesús ha sido propuesta a los hombres de cualquier lengua y nación. Por eso Pablo puede afirmar que la ley no ha sido destruida. Aun así, se indica el camino de salvación basado en la fe.


15/10/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo