Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Zacarías y de Isabel, que en su vejez concibió a Juan el Bautista.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 14,7-12

Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo. Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ya vivamos ya muramos, del Señor somos. Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos. Pero tú ¿por qué juzgas a tu hermano? Y tú ¿por qué desprecias a tu hermano? En efecto, todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios, pues dice la Escritura: ¡Por mi vida!, dice el Señor, que toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua bendecirá a Dios. Así pues, cada uno de vosotros dará cuenta de sí mismo a Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página de la Epístola se centra en la atención que hay que tener con los "débiles" de la comunidad, es decir, con aquellos cuya fe todavía no es firme y tienen escrúpulos religiosos sobre los alimentos que hay que comer. Tanto en Roma como en Corinto había "fuertes", es decir, los que se consideraban libres de toda relación con la tradición, y los "débiles", los que todavía vivían según las normas asociadas al ambiente judeocristiano. La disputa entre ellos se centraba sobre todo en la cuestión de la pureza de los alimentos. En realidad, la gravedad de la situación consistía en las acusaciones recíprocas que los dos grupos se lanzaban entre ellos. Pablo utiliza palabras duras para los que juzgan y desprecian a los demás. Estos, en efecto, debilitan la comunidad, pues no aman lo que esta edifica y diluyen así la energía de la comunión. El apóstol recuerda a los cristianos que lo primordial es la fraternidad y la comunión: los discípulos están llamados ante todo a vivir para el Señor y para su Evangelio y no para ellos mismos o para sus ideas. El Evangelio y solo el Evangelio es la fuente y la razón misma de la comunión entre los creyentes. No es la observancia, lo que une, no es la "fuerza" del orgullo de cada uno ni la "debilidad" de una vida de renuncia, lo que salva la comunión en la comunidad cristiana. Lo que salva es siempre y solo el amor de Dios acogido y practicado. Así pues, es un deber prioritario custodiar y defender el amor fraterno que recibimos desde las alturas. Y por eso es el bien más precioso que debemos preservar. De hecho, dice Jesús, por eso reconocerán que somos sus discípulos.


05/11/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo