Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Daniel 6,18-28

Se trajo una piedra que fue colocada a la entrada del foso, y el rey la selló con su anillo y con el anillo de sus dignatarios, para que no se pudiese cambiar la suerte de Daniel. Después el rey volvió a su palacio y pasó la noche en ayuno; no dejó que le trajeran concubinas y el sueño huyó de él. Al amanecer, al rayar el alba, el rey se levantó y se dirigió a toda prisa al foso de los leones. Acercándose al foso, gritó a Daniel con voz angustiada: "Daniel, servidor del Dios vivo, tu Dios, a quien sirves con perseverancia, ¿ha podido librarte de los leones?" Entonces Daniel habló con el rey: "¡Viva el rey eternamente! Mi Dios ha enviado a su ángel, que ha cerrado la boca de los leones y no me han hecho ningún mal, porque he sido hallado inocente ante él. Y tampoco ante ti, oh rey, he cometido falta alguna." El rey entonces se alegró mucho y mandó sacar a Daniel del foso. Sacaron a Daniel del foso y no se le encontró herida alguna, porque había confiado en su Dios. Y el rey mandó traer a aquellos hombres que habían acusado a Daniel y echarlos al foso de los leones, a ellos, y a sus hijos y mujeres. Y no habían llegado aún al fondo del foso cuando ya los leones se habían lanzado sobre ellos y les habían triturado todos los huesos. Entonces, el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitaban en toda la tierra: "¡Sea grande vuestra paz! Por mí se decreta que en todos los dominios de mi reino se tema y se tiemble ante el Dios de Daniel, porque él es el Dios vivo, que subsiste por siempre,
- su reino no será destruido
y su imperio durará hasta el fin - el que salva y libera, obra señales y milagros
en los cielos y en la tierra;
el que ha salvado a Daniel del poder de los leones."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En la historia aparecen continuamente amenazas contra la fe en Dios, porque su presencia plantea preguntas, pone en tela de juicio la prepotencia y el orgullo humano, pide mirar más allá de uno mismo y enseña la misericordia en un mundo lleno de conflictos. Darío, rey del poderoso imperio persa, siguiendo el consejo de sus funcionarios, pide a todo el mundo la sumisión absoluta a su dominio. Aun así, siente respeto por Daniel y por su Dios, hasta el punto de que intenta ponerlo a salvo. A veces el mal parece tan fuerte que todo intento de oponerse a él es imposible. Daniel es lanzado a la fosa de los leones. Su vida parece haber llegado al final. ¿Qué fuerza ha tenido su fe? Esa es la pregunta que acompaña al creyente que se encuentra en situaciones difíciles, cuando el mal le afecta o ve la fuerza impresionante del mal. Daniel no se resignó a aquella fuerza que parecía invencible. Su fe llegó de manera inesperada hasta el rey Darío. La oración y las palabras del hombre de fe se comunican más allá de las expectativas de uno mismo. Es significativo que, a diferencia de lo que sucede en el horno de fuego abrasador, el mismo rey dirige su oración al Señor –y empieza también un ayuno– para salvar a Daniel del mal. La fe cambia también a los poderosos, los hace más humanos, y de ese modo los acerca más a Dios. Nunca debemos desesperarnos ante el mal, ni siquiera cuando parece que se abalanza sobre nosotros como un león rugiente para devorarnos, como dice la primera Epístola de Pedro: "Vuestro adversario, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resistidle firmes en la fe" (5,9). Daniel confió, y el Señor envió a un ángel para que lo liberara de la fosa de los leones. El Señor no permitirá que sus fieles queden atrapados por el mal o por la muerte. "Él salva y libera, hace signos y prodigios en el cielo y en la tierra y ha salvado a Daniel de las garras de los leones". Él liberará a aquellos que confían en él.


26/11/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo