Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Isaías 45,6-8.18.21-25

para que se sepa desde el sol levante hasta el poniente,
que todo es nada fuera de mí.
Yo soy Yahveh, no ningún otro; yo modelo la luz y creo la tiniebla,
yo hago la dicha y creo la desgracia,
yo soy Yahveh, el que hago todo esto. Destilad, cielos, como rocío de lo alto,
derramad, nubes, la victoria.
Abrase la tierra
y produzca salvación,
y germine juntamente la justicia.
Yo, Yahveh, lo he creado. Pues así dice Yahveh,
creador de los cielos,
él, que es Dios,
plasmador de la tierra y su hacedor,
él, que la ha fundamentado,
y no la creó caótica,
sino que para ser habitada la plasmó:
"Yo soy Yahveh, no existe ningún otro. Exponed, aducid vuestras pruebas,
deliberad todos juntos:
"¿Quién hizo oír esto desde antiguo
y lo anunció hace tiempo?
¿No he sido yo Yahveh?
No hay otro dios, fuera de mí.
Dios justo y salvador,
no hay otro fuera de mí. Volveos a mí y seréis salvados
confines todos de la tierra,
porque yo soy Dios, no existe ningún otro. Yo juro por mi nombre;
de mi boca sale palabra verdadera
y no será vana:
Que ante mí se doblará toda rodilla
y toda lengua jurará diciendo: ¡Sólo en Yahveh
hay victoria y fuerza!
A él se volverán abochornados
todos los que se inflamaban contra él. Por Yahveh triunfará y será gloriosa
toda la raza de Israel.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Es el único texto del Antiguo Testamento en el que un rey extranjero, Ciro rey de los Persas, es decir, del pueblo que había conquistado el imperio babilonio, es llamado "mesías", es decir, "ungido", enviado de Dios. Esto debió sonar muy extraño al pueblo de Israel, esclavo en el exilio babilonio. En realidad, Dios tiene una gran libertad de actuar. Hasta un rey extranjero puede convertirse en un instrumento para realizar su diseño de amor. El Señor llama con gran libertad, y por encima de los vínculos de sangre, de parentesco o pertenencia. Y no favorece sólo a los que lo conocen. En efecto, todos pueden contribuir a su sueño de justicia y de paz para el mundo. Esta página del profeta muestra la libertad de Dios que actúa también más allá de los límites de Israel. Desde el Antiguo Testamento aparece el diseño universal de salvación con el que Dios alcanza de forma misteriosa a todos los pueblos. Los discípulos de Jesús son llamados a reconocer la obra universal de Dios en la historia y a rendirle alabanzas por su amor sin límites. La oración es también invocación a Dios por la paz y la justicia. Desde el inicio, el sueño del libro de Isaías es precisamente este: Dios dará justicia y paz a un mundo atormentado por guerras e injusticias, sobre todo hacia los pobres. Comprendemos entonces la invocación que abre la palabra que hemos leído: "Destilad, cielos, como rocío de lo alto, derramad, nubes, la victoria. Ábrase la tierra y produzca salvación, y germine juntamente la justicia". Es la invocación que sale de toda comunidad cristiana, de todo pueblo lacerado por la guerra, de todo rincón de la tierra donde los pobres gritan a Dios su dolor y su necesidad. Muchas veces los hombres ponen en discusión el actuar de Dios, pero aceptan la injusticia, la enemistad y la guerra como hechos inevitables. El Señor, por el contrario, ha reservado a sus hijos un futuro de paz, y para que esto pueda realizarse ha puesto al hombre sobre la tierra. Los creyentes están seguros de que Dios escucha su invocación por la paz, porque escucha a quien reza insistentemente con fe. Todo el que persevera en la oración ha podido experimentar la fuerza de paz que viene de ella. El profeta nos llama a no encerrarnos en un pesimismo sin esperanza, abriendo nuestra boca a la oración insistente y común.


16/12/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo