Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Samuel 1,24-28

Cuando lo hubo destetado, lo subió consigo, llevando además un novillo de tres años, una medida de harina y un odre de vino, e hizo entrar en la casa de Yahveh, en Silo, al niño todavía muy pequeño. Inmolaron el novillo y llevaron el niño a Elí y ella dijo: "Óyeme, señor. Por tu vida, señor, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, orando a Yahveh. Este niño pedía yo y Yahveh me ha concedido la petición que le hice. Ahora yo se lo cedo a Yahveh por todos los días de su vida; está cedido a Yahveh." Y le dejó allí, a Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje que hemos escuchado sigue a la respuesta a la oración de Ana para tener un hijo. De hecho, cuando volvió a casa: "Elcaná se unió a su mujer Ana y el Señor se acordó de ella". La oración empujó al Señor a dirigir su mirada hacia aquella mujer. Es evidente la evocación al misterio de la Navidad qe estamos a punto de celebrar. En la oración de Ana está la larga fila de pobres y de débiles y de toda la humanidad que invoca la salvación. El Señor escucha las oraciones de quien se dirige a Él con fe. Ana es escuchada y recibe de Dios el hijo que le había "pedido". Lo llamó Samuel, es decir, "se lo he pedido al Señor". Verdaderamente Samuel es el hijo de la oración, y Ana lo custodia como un don precioso. Por esto deja que Elcaná vaya solo en peregrinación a Siló. Le dice al marido: "Cuando el niño haya sido destetado, entonces lo llevaré, será presentado al Señor y se quedará allí para siempre". No se puede estar en la presencia de Dios sin comprender al menos un poco el misterio, sin sentir ese santo temor que es necesario tener ante su grandeza. Cuando el niño fue destetado, Ana hizo la peregrinación a Siló con el joven y se presentó inmediatamente donde Elí. Quería cumplir así el voto que había hecho al Señor. Consciente de la extraordinaria misericordia que Dios había tenido con ella y sin olvidar los beneficios recibidos, Ana no se queda para sí ese hijo, como había prometido lo entregó en las manos del Señor. Experimentó el poder de Yahvé y estaba segura de que el hijo estaba en manos más fuertes y más seguras que las suyas. Así correspondía a la fidelidad de Dios por ella ("el Señor se acordó de ella") con su fidelidad a Él ("El Señor me ha concedido la petición que le hice"). Esta mujer está delante de Israel y también delante de nosotros como ejemplo de creyente. En ella se manifiesta el sentido mismo de la alianza que Yahvé ha establecido con Israel. Ella, y ahora también nosotros con ella, sabemos que la nueva vida de Israel nace del poder mismo de Dios, un poder inexplicable e irresistible, pero fuerte y concreto. Y lo que sorprende es que un poder así es suscitado y provocado por la oración insistente de la humilde Ana. Ella no tenía capacidades especiales ni pretensiones particulares, perseveró en la oración, acogió la bendición de Dios y puso el fruto de su seno al servicio del Señor.


22/12/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo