Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Samuel 7,18-19.24-29

El rey David entró, y se sentó ante Yahveh y dijo: "¿Quien soy yo, señor mío Yahveh, y qué mi casa, que me has traído hasta aquí? Y aun esto es poco a tus ojos, señor mío, Yahveh que hablas también a la casa de tu siervo para el futuro lejano... Señor Yahveh. Tú te has constituido a tu pueblo Israel para que sea tu pueblo para siempre, y tú, Yahveh, eres su Dios. Y ahora, Yahveh Dios, mantén firme eternamente la palabra que has dirigido a tu siervo y a su casa y haz según tu palabra. Sea tu nombre por siempre engrandecido; que se diga: Yahveh Sebaot es Dios de Israel; y que la casa de tu siervo David subsista en tu presencia, ya que tú, Yahveh Sebaot, Dios de Israel, has hecho esta revelación a tu siervo diciendo: "yo te edificaré una casa": por eso tu siervo ha encontrado valor para orar en tu presencia. Ahora, mi Señor Yahveh, tú eres Dios, tus palabras son verdad y has prometido a tu siervo esta dicha; dígnate, pues, bendecir la casa de tu siervo para que permanezca por siempre en tu presencia, pues tú mi Señor Yahveh, has hablado y con tu bendición la casa de tu siervo será eternamente bendita."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

David está impresionado por el amor de Dios y por la preocupación que siente por él y por Israel. Y del corazón del rey sale un oración humilde e intensa: "¿Quién soy yo, señor Yahvé, y qué mi casa, que me has traído hasta aquí?". David sabe bien que todo le viene de Dios. Sin poder vanagloriarse de méritos especiales, Dios le había escogido y le había puesto como cabeza de un reino que ahora se le confirma "para el futuro lejano". David "entró, se sentó ante el Señor". Antes que un movimiento físico es una actitud interior. Al principio ni siquiera sabe encontrar las palabras para dar gracias al Señor dignamente, pero es consciente de que el Señor es fiel y no le abandonará jamás: "Por eso eres grande, Señor Yahvé; nadie como tú". La fidelidad de Dios a su pueblo funda la existencia y la vocación de Israel: "¿Qué otro pueblo hay en la tierra como tu pueblo Israel a quien un dios haya ido a rescatar para hacerle su pueblo, darle renombre?". David está lleno de estupor al considerar la grandeza y la generosidad de Dios. También Moisés cantó el amor de Dios por Israel después del paso del Mar Rojo (Ex 15, 11). Así también cantan los salmos (especialmente los salmos 92-99) y los profetas (Jer 10, 6). Sus palabras evocan las del Deuteronomio: "Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos que te han precedido, desde el día en que Dios creó al hombre sobre la tierra: ¿Hubo jamás desde un extremo a otro del cielo cosa tan grande como ésta? ¿Se oyó algo semejante? ¿Hay algún pueblo que haya oído como tú has oído la voz del Dios vivo hablando de en medio del fuego, y haya sobrevivido? ¿Algún dios intentó jamás venir a buscarse una nación de en medio de otra por medio de pruebas, señales, prodigios, en la guerra, con mano fuerte y tenso brazo, con portentos terribles, como todo lo que Yahvé vuestro Dios hizo con vosotros, a vuestros mismos ojos, en Egipto? A ti se te ha dado a ver todo esto, para que sepas que Yahvé es el Dios y que no hay otro fuera de él" (Dt 4, 32-35). David suplica al Señor que confirme para siempre la promesa hecha a Israel. Es una petición audaz (v. 26b), tanto que el mismo David se maravilla mientras la pide. Sin embargo, confiesa que su audacia al pedir está motivada por la propia promesa divina (v. 27). David no se cansa de repetirla (vv. 28-29). Sabe bien que Dios es el único Señor que todo lo puede y que es fiel para siempre. David, que se ha vuelto familiar de Dios, puede pedir la bendición del cielo para sí y para todo el pueblo.


28/01/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo