Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa María en Trastevere se reza por los enfermos.


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Isaías 65,17-21

Pues he aquí que yo creo cielos nuevos y tierra nueva, y no serán mentados los primeros ni vendrán a la memoria; antes habrá gozo y regocijo por siempre jamás por lo que voy a crear. Pues he aquí que yo voy a crear a Jerusalén "Regocijo", y a su pueblo "Alegría"; me regocijaré por Jerusalén y me alegraré por mi pueblo, sin que se oiga allí jamás lloro ni quejido. No habrá allí jamás niño que viva pocos días, o viejo que no llene sus días, pues morir joven será morir a los cien años, y el que no alcance los cien años será porque está maldito. Edificarán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán su fruto.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El pasaje de Isaías que hemos escuchado se inscribe en el cuadro del retorno a Jerusalén del pueblo de Israel tras el exilio, mientras se está reconstruyendo la ciudad. Hace ya un tiempo que han regresado a Jerusalén, pero a los israelitas les cuesta volver con el corazón al Señor, a observar su ley, y a recuperar la alegría de la alianza con Él y de la participación en su diseño de amor. Es cuando interviene el profeta, llamado para arrancar al pueblo de Israel de la resignación en la que ha caído tras el retorno del exilio, como si ya no existiera esperanza alguna de un futuro nuevo y hermoso para ellos. La Palabra de Dios resuena nuevamente para despertar del torpor y la resignación a Israel. Y es una vez más el Señor quien muestra su visión junto a la misión que quiere confiarles. El profeta los llama a ir más allá de su tristeza: "He aquí que yo creo cielos nuevos y tierra nueva, y no serán mentados los primeros ni vendrán a la memoria; antes habrá gozo y regocijo por siempre jamás por lo que voy a crear. Pues he aquí que yo voy a crear a Jerusalén «Regocijo», y a su pueblo «Alegría»" (vv. 17-18). Evidentemente el recuerdo del pasado exilio se había grabado profundamente en el corazón y la mente del pueblo de Israel, hasta apagar en sus corazones la esperanza de un futuro nuevo, y quizá incluso hacerlo resignarse a vivir un destino pobre y autorreferencial. El Señor interviene y dona a su pueblo una nueva visión, un sueño nuevo, y con él una nueva energía. Es Él mismo quien lo involucra de una manera plena. La resignación que había empujado al pueblo a encerrarse en sí mismo nacía del confiarse poco al Señor, como si la reconstrucción de la ciudad fuese sólo obra de ellos. En verdad el Señor desciende una vez más en medio de ellos y los hace participar en su gran proyecto, en el sueño de hacer de todos los pueblos una sola familia, y de Jerusalén la ciudad de todos. Será una ciudad donde no "se oiga allí jamás lloro ni quejido" (v. 19), ni "habrá allí jamás niño que viva pocos días, o viejo que no llene sus días, pues morir joven será morir a los cien años, y el que no alcance los cien años será porque está maldito" (v. 20). Es un sueño que se destaca con fuerza todavía hoy en toda su profecía. El Señor nos lo confía también a nosotros, pidiéndonos abandonar toda pereza y resignación.


07/03/2016
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo