Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 7,51-8,1a

«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! ¡Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo! ¡Como vuestros padres, así vosotros! ¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Ellos mataron a los que anunciaban de antemano la venida del Justo, de aquel a quien vosotros ahora habéis traicionado y asesinado; vosotros que recibisteis la Ley por mediación de ángeles y no la habéis guardado.» Al oír esto, sus corazones se consumían de rabia y rechinaban sus dientes contra él. Pero él, lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios; y dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios.» Entonces, gritando fuertemente, se taparon sus oídos y se precipitaron todos a una sobre él; le echaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle. Los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un joven llamado Saulo. Mientras le apedreaban, Esteban hacía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.» Después dobló las rodillas y dijo con fuerte voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.» Y diciendo esto, se durmió. Saulo aprobaba su muerte.
Aquel día se desató una gran persecución contra la Iglesia
de Jerusalén. Todos, a excepción de los apóstoles,
se dispersaron por las regiones de Judea y
Samaria.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con la lapidación de Esteban comienza la historia de los mártires cristianos. Él imita a Jesús hasta la muerte. Lucas refiere las últimas palabras que son similares a las que Jesús pronunció desde la cruz: "Señor Jesús, recibe mi espíritu" y de nuevo, mientras Esteban cae de rodillas debido a que le lanzan piedras, reza: "Señor, no les tengas en cuenta este pecado"; y "se durmió", observa el autor, como queriendo suavizar esta muerte violenta y dramática. Esteban es el primero (el protomártir) de una larguísima serie de mártires que en el siglo XX ha alcanzado numéricamente su punto más alto de la historia de la Iglesia. El mártir es quien no pacta con la mentalidad egoísta de este mundo; por esto le echan fuera con violencia. Esto mismo le sucede a Jesús: no pudo nacer en Belén y tuvo que marcharse; fue a Nazaret y fue conducido al precipicio para ser matado; y finalmente en Jerusalén fue llevado fuera de la ciudad y crucificado. El mártir es un testimonio del amor del Evangelio hasta el extremo confín del amor, hasta el derramamiento de la sangre. Esteban, siguiendo el ejemplo de Jesús, perdona a quienes le están matando. Para él, como para Jesús, no hay enemigos; al contrario, reza por sus perseguidores para que se arrepientan y conviertan su corazón. Para el mundo es fácil y normal odiar a los enemigos o a los presuntos enemigos, sin embargo, lo que el mundo necesita es ser vaciado de la enorme cantidad de violencia y ser llenado con perdón y amor. Es el crucificado el que salva al mundo, no los crucificadores; y nosotros podemos añadir que los muchos martirios de cada época han salvado y siguen salvando al mundo de la destrucción. Pablo, que había asistido al martirio y lo había aprobado hasta continuar la persecución contra los cristianos, es quizá el primero en ser tocado en el corazón por la oración de Esteban.


12/04/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo